Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
  • Moto3
Liga Endesa ACB
EN JUEGO
Baxi Manresa MAN

55

Iberostar Tenerife TEN

75

Kirolbet Baskonia BAS

-

Coosur Real Betis BET

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

UCAM Murcia MUR

-

Valencia Basket VAL

-

Unicaja MAL

-

Premier League
Liga Holandesa
EN JUEGO
Zwolle Zwolle ZWO

2

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

1

Groningen Groningen GRO

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Heracles Heracles HCL

-

Djokovic retoma el poder

Novak Djokovic comenzó este lunes su 251ª semana como número uno del tenis mundial, la 29ª consecutiva en esta tercera etapa de reinado. El trono no ha peligrado durante la actual temporada. Al contrario, se ha asentado gracias a que Rafa Nadal, su perseguidor más inmediato, no está logrando defender su arsenal de puntos sobre la tierra batida. Aun así, Nole andaba preocupado, porque desde su triunfo en el Abierto de Australia había pasado un bache de resultados, con eliminaciones prematuras en Indian Wells, Miami y Montecarlo, en los que cayó en segunda ronda, octavos y cuartos de final, respectivamente… Unos puestos a los que no está acostumbrado, ni están a la altura de su liderazgo mundial. Madrid le ha devuelto a su sitio, justo cuando más lo necesitaba: con Roland Garros en el horizonte.

Todos los campeones tienen altibajos. Y la capacidad para salir de ellos aumenta su grandeza. Siempre hay un momento de no retorno, pero no se atisba en Nole. Así le ha ocurrido a Andy Murray, con lesiones irreversibles. Y Roger Federer puede estar en camino, únicamente por una cuestión de edad. Quizá también Nadal, tan zarandeado en su físico como lo ha estado Martín del Potro. A todos los hemos visto volver, pero algún día no lo harán. El caso de Djokovic este año ha sido un simple paréntesis, como ha demostrado en Madrid, donde batió al temido terrícola Thiem y al emergente Tsitsipas. El trofeo vino acompañado de su 33ª victoria en Masters 1.000, un tope que sólo comparte con Rafa. Un éxito que llega a dos semanas de París, donde buscará otra marca: su cuarto Grand Slam consecutivo.