Competición
  • Champions League
  • Hoy en As

La Rojita, el Mundial y el gafe de los penaltis

Pasó unos años de zozobra la Sub-17, pero la ampliación del Europeo de la categoría por parte de la UEFA le ha devuelto a la élite continental y mundial. Ahora es más fácil clasificarse para la Euro y, una vez allí, estar entre los mejores para ser mundialista suele ser accesible. Aún así hay que sufrir, por supuesto. Lo hizo esta generación 2002 que tiene buena pinta pero que se complicó la vida ante Hungría y acabó dependiendo de los penaltis. Ahí, en el último, apareció Iván Martínez, el portero de Osasuna que tanto recuerda a López Vallejo. El delantero de la Juve Pablo Moreno resolvió luego.

Otro éxito para la cantera española, que jugará en Brasil otro Mundial a los dos años escasos de ser subcampeón del mundo en la India. Hay que reconocer también la labor de David Gordo, que en su primera temporada al frente del equipo ha metido a la Sub-17 en las semifinales del Europeo y en el Mundial. Quizá no se jugó el mejor partido ante los húngaros, pero el contexto tampoco ayudó. Césped irregular, un rival metido en su campo y la ansiedad de saberse favorito y de tener la presión de ganar en los penaltis.

Así se quedó fuera de Mundiales Sub-17 recientes y así perdió la final en Corea en 2007. Un gafe que había que quitarse de encima y que lograron los Robert Navarro, Germán Valera, Pablo Moreno y compañía. Había equipo para estar entre los mejores y lo logró España de la forma en la que se le solían escapar estas oportunidades. El destino fue justo con La Rojita y nos permitió la posibilidad de ver a esta generación en las semifinales del Europeo ante Holanda y en el Mundial. Estupenda noticia. ¡Enhorabuena chavales!