Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
LaLiga SmartBank
Copa Argentina
FINALIZADO
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

1

Estudiantes Estudiantes EST

0

Ahí estuve yo

Reconozco que me siento un afortunado. De verdad. Porque soy de los que puedo decir con orgullo: yo estuve ahí, en los dos escenarios de un fin de semana memorable para un club como la Real Sociedad. Pude disfrutar en Granada del histórico triunfo en la final de la Copa de la Reina. Y también pude estar en Anoeta en la victoria, siempre complicada, del equipo masculino contra el Real Madrid, al que no siempre un equipo le puede ganar los dos partidos en una temporada. Los txuri-urdin lo han vuelto a hacer. La última vez fue en la temporada 2013-14. Valorémoslo. Dentro de una temporada con demasiados sinsabores, hay que saber poner en valor los logros del equipo de Imanol Alguacil.

Aunque para valorar, lo que ha hecho el equipo femenino de la Real. Su gesta parecía tan imposible que el alegrón que nos llevamos todos fue de dimensiones desproporcionadas, hasta el punto de que el 3-1 contra los de Zidane me parecía hasta un logro de menor calado, y no podemos obviar que también tiene una dimensión importante. Por cómo le ganó y por quienes fueron los protagonistas, gente joven salida de Zubieta que nos hace mirar a todos el futuro con más optimismo. Si Barrenetxea hace ese partidazo con 17 años... ¿qué no hará dentro de uno años?

El triunfo de Anoeta fue la guinda del pastel. Porque la tarta corría a cuenta de nuestra chicas, que ya son reinas para la eternidad. Devolvían a las vitrinas de la Real una Copa, algo que no sucedía desde 1987. El homenaje que le brindó Anoeta, con los jugadores haciendo pasillo a las jugadoras, sirve para entender la relevancia de lo que han hecho. Sobre el césped se ilustró que quien ganó fue la Real, no las chicas de la Real, y todos los sentimos así. Pero que no quede ahí, y que ese sentimiento de pertenencia perdure, porque solo así ellas se acercarán a lo que son ellos. Y entonces podremos repetirlos con más asiduidad. Ha sido un fin de semana para ser muy de la Real, y te vas a la cama con esa sensación de que algún día a mis nietos les podré contar que aquellos 11 y 12 de mayo de 2019 ahí estaba yo con la Real.