La rebaja futbolística del Madrid

Se está convirtiendo en tradición insana en este Madrid el apego territorial hacia su propia portería. La circunstancia resulta inquietante, pero lo es más todavía el fondo. Se presiente cierta convicción en esta postura tan novedosa, al menos en Solari, empeñado en subordinar el gusto creativo a un supuesto orden que no tiene. Tendido hacia Keylor, el Leganés dominó con continuos aleteos ofensivos casi todo el primer tiempo. Que el tercer equipo con menos posesión de LaLiga gestionara el balón del 15' al 45' con una cuota del 61% simboliza el declive del conjunto blanco durante esta temporada. 

Solari alineó a Vinicius como delantero, tiró de Marcelo como centrocampista y recordó la presencia de Isco. Las tres apuestas fueron fallidas. El primero no tuvo opción contra los tres centrales del Leganés, mientras que los otros dos no cumplieron con la función de aguantar el balón que les había reclamado Solari (34 pérdidas entre ambos). El Leganés se agigantó ante un Madrid cobarde y lo encerró, aunque falló en los metros decisivos. Los cambios de Solari en el descanso, desplazando a Vinicius a la izquierda y dando entrada a Ceballos (27 pases con 100% de precisión), atenuaron la deriva. La animosidad de Leganés también se evaporó y el Madrid toreó el resto del partido con sobriedad, pero queda viva la sensación vacía de su primera parte. Está de rebajas futbolísticas.

Metido atrás

El Leganés saltó líneas con facilidad en el 1-0 por la disposición tan retrasada del bloque madridista. Los de Solari acabaron con cinco hombres en el área y tres para cerrar la banda derecha. El gol llegó aun así porque la acumulación de jugadores de por sí no mejora el sistema defensivo.

0 Comentarios

Normas Mostrar