Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

El Real Madrid NBA

El Real Madrid ganó la Supercopa cuatro años después, una competición que no se le había dado especialmente bien. Y junto al título llegó una gran noticia: el regreso al más alto nivel de Sergio Llull, que ya fue el MVP la última vez que los blancos campeonaron en este torneo. Llull es un jugador de calibre NBA, que ha preferido no saltar el Atlántico para lucir en Europa. El Madrid, sin embargo, sigue teniendo ese remoto sueño americano, como reconoció el propio Florentino Pérez a un socio en una reunión previa a la Asamblea del club. La sección pierde dinero (29 millones en un presupuesto de 44) y el presidente continúa pensando que la NBA resultaría rentable. Esa fue la comidilla de este sábado antes de la final contra el Baskonia. Una ambición tan vieja en el Real Madrid como inviable en la actualidad.

Desde la NBA hay varios muros todavía infranqueables. Allá tienen claro que si alguna vez incorporan a Europa, será con varios equipos en una División, nunca con uno solo. Luego hay una carencia de pabellones a esa altura, que sólo alcanzarían Londres, París y Berlín. Y una cosa más: la política actual de la liga norteamericana de reducir el impacto de los viajes se opone a una expansión de este calado. Desde este lado del océano tampoco hace mucha gracia que se difunda este interés blanco, cuando el Real Madrid es una locomotora de la Euroliga, de la que es propietario. Las energías de su sección están más centradas en este momento en potenciar la liga continental, incluso en detrimento de la ACB, que de volcarse en una quimérica participación en la NBA, imposible a corto plazo.

0 Comentarios

Normas Mostrar