Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Huesca Huesca HUE

-

Liga Endesa ACB
Morabanc Andorra AND

-

San Pablo Burgos BUR

-

Casademont Zaragoza ZAR

-

Retabet Bilbao BLB

-

Joventut Badalona JOV

-

Movistar Estudiantes EST

-

Serie A
Liga Holandesa
AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

Ajax Ajax AA

-

Twente Twente TWE

-

Willem II Willem II WII

-

Utrecht Utrecht UTR

-

PSV PSV PSV

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Jakob Ingebrigtsen, la revolución empieza en casa

Un día después de ganar los 1.500 metros, Jakob Ingebrigtsen, un adolescente de 17 años que corre como un demonio, venció en los 5.000 con una autoridad que sólo está reservada a los elegidos del atletismo. De alguna manera es un elegido. Es el más joven del terceto Ingebrigtsen, que a su vez forman parte de los siete hijos de una familia que tiene tanto de particular que, en algún aspecto, roza lo patológico. La carrera, y su resultado, dice todo de la mecánica interna de esta saga noruega. Henrik Ingebrigtsen, 27 años, campeón europeo de 1.500 metros hace seis, fue segundo en la final, un puesto mal aceptado por su entrenador: Gjert Ingebrigtsen, el padre, líder y jefe de estos Von Trapp de la pista.

Les gusta tanto definirse como equipo que sólo les falta un himno y una bandera. Los Ingebrigtsen son el producto de su talento y del trabajo de laboratorio diseñado obsesivamente por su padre desde que nacieron. No hay casos tan radicales, pero en el mundo del deporte no faltan familias de impacto -los tres hermanos Borlee (Kevin, Jonathan y Dylan) formaron parte del equipo belga que ganó ayer el relevo 4x400 en el que España fue bronce-, ni padres dedicados a la preparación técnica de sus hijos desde la más tierna infancia. Adiestrado por su padre estadounidense en Luisiana, Armand Mondo Duplantis, el joven fenómeno sueco (nacionalidad de su madre) será tan favorito hoy como el mítico francés Renaud Lavillenie en la final de pértiga.

Gran noticia. Jakob Ingebrigtsen es una gran noticia para el atletismo, pero también invita a la preocupación. Su padre rechaza el modelo convencional de educación y considera que el sistema ablanda a los jóvenes. Autodidacta y dueño de un ego descomunal, Gjert Ingebrigtsen afirma que sólo vive para ganar. Sus hijos son la expresión física de su obsesión. Alguno de ellos no ha resistido la presión, o ha tenido la personalidad para desvincularse de un modelo neurótico. Cualquiera puede apreciarlo en el documental de horas que la televisión noruega ha realizado con esta familia singular.

Otro más. Al equipo le faltaba una pieza: Filip, el hermano mediano, 25 años, campeón de Europa en 2016, tercero en el Mundial de Londrés el pasado año. Todos han sido programados para ser campeones y todos lo han conseguido, pero ninguno ha despertado más expectativas que Jakob, el predestinado. Dedicado casi profesionalmente al atletismo desde los 13 años, Jakob Ingebrigtsen se ha saltado todas las etapas que corresponden a la progresión de un atleta. Con 16 años competía con los mejores del mundo. Lo más sorprendente del caso es que nunca ha defraudado en sus apariciones.

Alto, potente y cerebral, Jakob es un niño que corre como un curtido veterano. Nunca da la impresión de sentirse superado por las circunstancias de la carrera. Ganó los 1.500 con un progresivo ataque de 900 metros. Ni acusó la fatiga, ni pagó el precio de las emociones. 24 horas después ganó sin pestañear la final de 5.000 metros. A falta de tres vueltas se colocó en cabeza, escoltado por su hermano, y poco a poco levantó el vuelo. No hubo nadie capaz de apurarle, ni su hermano mayor, que pareció un muñeco frente al poderío de un chiquillo que está dispuesto a revolucionar el medio fondo. Detrás, un padre, un jefe, un ideólogo se sentirá satisfecho. O no, ganó un Ingebrigtsen pero perdió otro. Y eso lo lleva muy mal.

0 Comentarios

Normas Mostrar