Liga Rumana
Viitorul VTR

-

FC Dunarea Calarasi DCA

-

D. Bucarest DBU

-

FC Voluntari VOL

-

International Champions Cup
Liverpool LIV

-

B. Dortmund BDO

-

Liga Uruguaya - Clausura
Rampla Juniors RAM

-

Atlético Fénix FEN

-

Club Atlético Atenas CLA

-

Defensor Sporting DEF

-

Danubio DAN

-

Progreso

-

El Tanque Sisley TAN

-

Montevideo Wanderers FC MOW

-

Liga Venezolana - Clausura
Estudiantes de Caracas ECA

-

Monagas MON

-

Atlético Venezuela VEN

-

Deportivo Lara GLA

-

Estudiantes de Mérida ETM

-

Carabobo Fútbol Club CAR

-

Mineros de Guayana MIN

-

Deportivo Anzoátegui ANZ

-

Academia Puerto Cabello APC

-

Metropolitanos MET

-

FINALIZADO
Caracas Fútbol Club CAR

0

Trujillanos TRU

0

ATP Bastad
Richard Gasquet Richard Gasquet
-
Fabio Fognini Fabio Fognini
-
ATP Umag
Guido Pella Guido Pella
-
Marco Cecchinato Marco Cecchinato
-
ATP Newport
Steve Johnson Steve Johnson
-
Ramkumar Ramanathan Ramkumar Ramanathan
-
WTA Gstaad
Alize Cornet COR
-
Mandy Minella MIN
-
WTA Bucarest
Anastasija Sevastova SEV
-
Petra Martic MAR
-

Hasta el pío-pío y más allá

Hasta el pío-pío y más allá

Viajó la expedición del Sevilla con dudas respecto a la alineación (sobre todo en defensa) y un estado de cautela rayano con la jindama que este enviado especial intuye muy diferente a aquellas no tan lejanas noches europeas del "ganamos sí o sí" de Del Nido o el "otra vez; sí, otra vez" de José Castro. Pero ojo: con esa guasa tan retorcida que envuelve las cosas de la rivalidad sevillana, desde la otra orilla de la ciudad se difundió la especie de que al actual presidente sevillista le acompaña un impresionante "buen bajío" gracias a cierta magia que invoca en unas gallinas negras autóctonas de su pueblo natal, Utrera. Lejos de ocultarlo, Castro alardea de ese curioso poder. "Pío, pío", dice disimulamente cuando se le pregunta por las ya famosas aves. "Pío, pío", susurró ayer por los pasillos del avión camino a Manchester...

No descarten al Sevilla, pues. Queda la magia ¿negra? de una década de "pío, pío" con Mbiazo al Valencia, Palopazo al Shakhtar y otro sinfín de goles milagrosos cuando todo parecía perdido. Queda, blanquirroja, la fe en un grupo que salió del Wanda con las semis de Copa en el bolsillo; en unos futbolistas que con Montella han dado grandes ratos de fútbol matizados por una adicción tremenda a tirarle al muñeco y por fallos defensivos más propios de equipos que miran a Segunda, no a la final de Kiev. Pero en eso, en Kiev, habría que ponerse a pensar ya si al Sevilla le da por hacer la gracia y se mete 60 años después en cuartos de la Copa de Europa tras conquistar el Teatro de los Sueños. Así que sueña, Sevilla. Hasta el pío-pío y más allá.

0 Comentarios

Mostrar