Peña Seven Emirates: pasión por el Madrid entre un mar de rascacielos

Universal. Eso es el madridismo. Una bendita pasión sin fronteras. Lo pude constatar en la víspera de fin de año con los amigos de la Peña Seven Emirates. La sede social la tienen en Abu Dhabi, pero el acto lo organizaron en el Real Café de Dubai, a unos 150 kilómetros. Allí, pegado a la arena fina de Jumeirah Beach, me sentí como si estuviese en la calle Concha Espina junto al Bernabéu. Este Real Café es un local inmenso plagado de camisetas, bufandas, réplicas de la Champions, de las antiguas Copas de Europa, fotos gigantes de los protagonistas del Quintete de Zidane... Puro Madrid. Y eso que este Real Café, inaugurado en el año 2014, arrancó con un desliz que nos recuerda con humor Moha, uno de los dubaitíes que se desvive por la peña: “Uno de sus primeros gerentes era en realidad del Liverpool y se le ocurrió poner en la pared una camiseta de Messi. Nos molestaba tanto que acabaron quitándola. Cristiano es sagrado y eso era una provocación...”.

Debate Karim. El madridismo aquí es activo, alimentado por la presencia de ex como Míchel Salgado y Fernando Sanz. Con el enorme Abdullah a la cabeza (el presidente de la peña llega a los 1,90m) los comentarios sobre la situación de Benzema arreciaron. Todos los peñistas me preguntaban extrañados por los privilegios que tiene el francés, que él luego no agradece respondiendo con una cuenta de goles generosa. “Señor Roncero, necesitamos un nueve de talla mundial. Hay varios que meten 50 goles al año. Y Karim mete menos de 15...”. Al que tienen más fe es a Bale, ya que en el Real Café hay una galería de fotos dedicada a él con una frase encabezando la sala: “Its just incredible to be here. Its a dream come true”. Lo dijo Gareth al llegar a Madrid en 2013 y la traducción es sencilla hasta para mí: “Es increíble estar aquí. Es un sueño hecho realidad”.

Mundialito. Los amigos de la Peña Seven Emirates tenían superado el chasco del 0-3 del Clásico porque estaba muy reciente el alegrón que se llevaron con la conquista del Mundial de Clubes en Abu Dhabi. Ellos fueron los más activos en las gradas del coqueto Zayed Sports en esa final triunfal del 16 de diciembre ante el Gremio. Están orgullosos del tifo que pusieron para animar a los de Zidane. “Para nosotros fue una experiencia única ver a Sergio Ramos levantar la copa mundial al lado de nuestras casas. Casi todos somos del Madrid”. Doy fe. En estos países jóvenes que crecen a la misma velocidad que sus imponentes rascacielos, casi no hay camisetas del Barça. El Madrid reina aquí.