El calendario se compacta

La tuvo Luis Suárez hasta en seis ocasiones, pero no hubo manera. El delantero uruguayo vive preso de la mala decisión o suerte, según el momento, y su ansiedad se acaba convirtiendo en la desesperación de los hinchas culés. No fue malo el partido del equipo, tampoco bueno, pero las sensaciones tras lo visto en San Mamés sí que mejoraron, poco, pero mejoraron. La cuestión es que ayer se buscaba la cuarta victoria consecutiva en Champions y el empate tuvo que darse por bueno después de que la Juventus saliese con un punto del Joao Alvalade de Lisboa.

Y ahora? Ay, ahora. No hay que dramatizar, pero el calendario se aprieta y mucho para un equipo que creía tenerlo todo atado y amarrado. Europa es difícil, siempre muy difícil. El partido en Turín puede acabar de decantar la primera posición del grupo, algo que Valverde quiere sí o sí para llegar a febrero con la ventaja de jugar la vuelta en casa. Y a ese partido deben sumarse los compromisos ligueros lejos del Camp Nou ante Leganés, Valencia, algo nada sencillo.