Liga Rumana
Cluj CFR

-

FC Botosani BOT

-

International Champions Cup
Sevilla SEV

-

Benfica BEN

-

ATP Bastad
Simone Bolelli Simone Bolelli
-
Henri Laaksonen LAA
-
Federico Delbonis Federico Delbonis
-
Fabio Fognini Fabio Fognini
-
Fernando Verdasco Fernando Verdasco
-
Pablo Carreño Busta Pablo Carreño Busta
-
ATP Umag
Andrey Rublev Andrey Rublev
-
Robin Haase Robin Haase
-
Dusan Lajovic Dusan Lajovic
-
Guido Pella Guido Pella
-
Marco Trungelliti TRU
-
Evgeny Donskoy Evgeny Donskoy
-
Laslo Djere Laslo Djere
-
Marco Cecchinato Marco Cecchinato
-
ATP Newport
Adrian Mannarino Adrian Mannarino
-
Marcel Granollers Marcel Granollers
-
Steve Johnson Steve Johnson
-
Dudi Sela Dudi Sela
-
WTA Gstaad
Marketa Vondrousova VON
-
Evgeniya Rodina ROD
-
Sara Sorribes Tormo SOR
-
Mandy Minella MIN
-
Veronika Kudermetova KUD
-
Eugenie Bouchard BOU
-
Alize Cornet COR
-
Samantha Stosur STO
-
WTA Bucarest
Ons Jabeur JAB
-
Vera Zvonareva ZVO
-
Yafan Wang WAN
-
Mihaela Buzarnescu BUZ
-
Laura Siegemund SIE
-
Petra Martic MAR
-
Anastasija Sevastova SEV
-
Sorana Cirstea CIR
-

La Euroliga se siente fuerte

La Euroliga se siente fuerte

Este jueves arrancó la Euroliga. Por segundo año, con un formato ambicioso. 16 equipos, todos contra todos en 30 jornadas que dejarán ocho cuartofinalistas. Todo acabará el 20 de mayo de 2018 en el Kombank Arena de Belgrado. Los apostadores, en su mayoría, fían su dinero a Zeljko Obradovic, ganador de nueve Euroligas con cinco equipos diferentes. Un serbio modesto pero con una ambición desbocada que sueña con ganar su décimo título a orillas del Sava junto a su gente y que dirige al Fenerbahce, gran favorito de la competición con permiso de CSKA, Olympiacos, Real Madrid o Barcelona. Florece la Euroliga, que aglutina a los clásicos de la competición (Maccabi, Panathinaikos, Milán), los nuevos ricos (Fenerbahce, Khimki) y la ilusión de dos ciudades de baloncesto como Málaga y Valencia.

Puede decirse sin miedo al error que la Euroliga es un proyecto en expansión. En sus planes, la ampliación a 18 equipos e incluso a 20, habla de un plan a medio plazo respaldado por los clubes. La Euroliga ha empezado a desarrollar un club privado de empresas (socios de la competición) y hasta se lanza con proyectos de innovación. Los jugadores serán controlados en los partidos por un GPS de última generación. Desaparecerán de las presentaciones los técnicos sobre la cancha. Sólo habrá jugadores. Un guiño al modelo NBA, aún lejano eso sí en los ingresos. Serán los mismos que el año pasado: 40.000 por victoria en la liga regular, 70.000 por triunfo en playoff y dos millones de euros a repartir entre los participantes de la Final Four de Belgrado, tierra de Obradovic que quiere conquistar Doncic…

 

0 Comentarios

Mostrar