Temas del día Más temas

La Euroliga se siente fuerte

La Euroliga se siente fuerte

Este jueves arrancó la Euroliga. Por segundo año, con un formato ambicioso. 16 equipos, todos contra todos en 30 jornadas que dejarán ocho cuartofinalistas. Todo acabará el 20 de mayo de 2018 en el Kombank Arena de Belgrado. Los apostadores, en su mayoría, fían su dinero a Zeljko Obradovic, ganador de nueve Euroligas con cinco equipos diferentes. Un serbio modesto pero con una ambición desbocada que sueña con ganar su décimo título a orillas del Sava junto a su gente y que dirige al Fenerbahce, gran favorito de la competición con permiso de CSKA, Olympiacos, Real Madrid o Barcelona. Florece la Euroliga, que aglutina a los clásicos de la competición (Maccabi, Panathinaikos, Milán), los nuevos ricos (Fenerbahce, Khimki) y la ilusión de dos ciudades de baloncesto como Málaga y Valencia.

Puede decirse sin miedo al error que la Euroliga es un proyecto en expansión. En sus planes, la ampliación a 18 equipos e incluso a 20, habla de un plan a medio plazo respaldado por los clubes. La Euroliga ha empezado a desarrollar un club privado de empresas (socios de la competición) y hasta se lanza con proyectos de innovación. Los jugadores serán controlados en los partidos por un GPS de última generación. Desaparecerán de las presentaciones los técnicos sobre la cancha. Sólo habrá jugadores. Un guiño al modelo NBA, aún lejano eso sí en los ingresos. Serán los mismos que el año pasado: 40.000 por victoria en la liga regular, 70.000 por triunfo en playoff y dos millones de euros a repartir entre los participantes de la Final Four de Belgrado, tierra de Obradovic que quiere conquistar Doncic…

 

0 Comentarios

Mostrar