Nadal debe demandar en bien de todos

La ‘boutade’ de Roselyne Bachelot, ex ministra de deportes de Francia, nos pilla a todos hartos ya de estar hartos. Y más que a nadie, a Nadal, que anunció ayer en Indian Wells que piensa presentar una demanda. Roselyne Bachelot, ya saben, declaró al humo de la confesión de Sharapova que Nadal paró en su día unos meses por un dóping encubierto. Una acusación en la que de paso incluiría a los organismos correspondientes, que de ser verdad habrían actuado como cómplices necesarios en el ocultamiento. Tras el revuelo, sostuvo su acusación en bases débiles: se dice, se oye, se comenta...

En España tenemos mala fama en esto del dóping, admitamos que con algún motivo. Ha habido episodios catastróficos. El de ‘JuanitoMuehlegg, por ejemplo. O los años en que el pelotón ciclista era hostigado en Francia (por Roselyne Bachelot) o en Italia (¿recuerdan el caso Pantani?) mientras por aquí rodaba en calma. Tuvimos una catastrófica ‘Operación Puerto’, nube de sospechas inmundas sobre nuestro deporte. Hicimos senadora a Marta Domínguez. Zapatero y Rajoy dieron la nota en el caso Contador. Y ahora nos viene, por descuido institucional, una reprobación de la AMA.

Esas cosas explican ciertas miradas sobre nuestro deporte, pero no las justifican. Y menos en círculos bien informados, o que deberían serlo. Vale que haya que aguantar bromas de los guiñoles, pero aquel repugnante dibujo en la portada de Le Monde, y su acusación al Madrid y al Barça, no pudo ser pasada por alto. Le Monde perdió ante ambos y tuvo que indemnizar. Ahora Nadal hará bien, por la tranquilidad de todos, en llevar esto hasta las últimas consecuencias. Si Roselyne Bachelot sabe algo que los demás no sabemos, que salga. Pero estamos todos ya muy hartos de eso de que se dice, se oye, se comenta...