Le dejan la puerta entreabierta

Hubiera podido ser peor. Realmente peor. Benzema se temía algo más doloroso todavía cuando, el pasado martes después del partido frente al Malmoe, dijo que no entendía cómo la Federación podía pensar en sancionarle antes de que haya hablado la Justicia ordinaria. Pero la conferencia de prensa del presidente del máximo organismo del fútbol francés no ha dejado un “mal sabor de boca” en el entorno del jugador. Noël Le Graët se mostró cariñoso con Benzema e, incluso, mucha gente en Francia le ha visto más como un abogado del delantero que como un juez dispuesto a sancionar. De ahí las críticas surgidas desde los sectores anti-Benzema, que esperaban más dureza por parte de la federación.

Había que dar un mensaje políticamente correcto, y apartar a Benzema hasta que mejore su situación judicial permitía dar una respuesta a la presión de la Prensa y del gobierno. Pero está claro que los dirigentes del fútbol francés dejan al jugador la puerta entreabierta. Esperan cualquier decisión positiva de la jueza que instruye el caso, por ejemplo que Benzema sea autorizado a encontrarse de nuevo con Valbuena, para permitir la vuelta del madridista con Les Bleus. No son tontos, están viendo los goles que Karim marca con el Real Madrid y saben que Francia necesita a su delantero estrella.