Un Benzema 'Reloaded'

Un Benzema 'Reloaded'

¡Piqué, vuelve! Todos sabemos que Piqué fue siempre un poco travieso y casquivano. Incluso en sus mejores momentos futbolísticos metía alguna vez la pata y se le perdonaba como una chiquillada más. Pero Gerard ya no es un crío, es un hombre de veintisiete años, una edad perfecta para que un defensa central de su categoría y experiencia se convierta en jefe de un equipo. Ahí está Ramos ejerciendo con veintiocho. Piqué ha sido imperial en el Barça (al lado de Puyol, que ayudaba mucho), demostrando una categoría y un fútbol que es imposible haya perdido del todo. Su imagen sacando el balón jugado desde atrás, juntándose con los centrocampistas para darles aire y crear superioridad en el medio, forma parte del mejor juego del Barça y la Selección. Necesitamos que vuelva el mejor Piqué, que encuentre la motivación para seguir exigiéndose el máximo y recupere el nivel de antaño. Luis Enrique tiene una parte de esa responsabilidad y ha decidido apretarle las clavijas. Ojalá acierte con la terapia y no termine de griparle el ánimo.

El estilo del Barça. La semana “simpática, atractiva y modesta” siguió dejando sombras en el juego del Barça, salvado en Amsterdam por el incombustible y legendario Messi. Da la impresión que el centro del campo azulgrana se ha esfumado, no es capaz de dominar el juego y mandar en el partido como solía. Jugar con los tres delanteros estrella condiciona demasiado al equipo. Pero no es obligatorio. El estilo del Barça no es jugar con tres puntas, es tener la pelota y controlar y lo mismo jugando con un 4-4-2 recuperaría la esencia.

‘Neo’ Benzema. La mutación llevada a cabo por Karim es asombrosa. Más allá del cambio de cocinero/dietista que nos contó Álvaro Benito en Carrusel y que le tiene afilado y rápido en lo físico, el francés ha experimentado un cambio mental que le ha permitido evolucionar su juego. Está enchufado todo el partido, sin lagunas, sin paréntesis, pendiente hasta de los rechaces del portero, que antes ni buscaba, y lo más deslumbrante es la clarividencia que está demostrando para asistir a los compañeros. Cuando se infiltra por delante de la defensa rival, rodeado de contrarios, Neo Karim recibe la pelota y detiene el tiempo para encontrar el espacio idóneo donde asistir con un suave toque a un compañero. No hay agente Smith que pille su pase. Y lo mejor es que no se detiene ahí, sigue la jugada y busca el gol. Es Benzema Reloaded (recargado). Florentino debe levitar en el palco.

La defensa del Valencia. “El que gana es el que menos goles recibe”, este axioma tan utilizado en el fútbol sirve para ilustrar el cambio que se da en algunos equipos cuando se ficha bien atrás. El Valencia de Nuno ha llegado al segundo puesto asentándose en la defensa, con gente con experiencia como Otamendi y Mustafi, con la juventud de dos laterales como Gayá y Barragán, y la seguridad de un portero, ya sin dudas sobre su titularidad, como Alves. ¡Ojo a esa línea que es de Champions!

Comentarios

Comentarios no disponibles