Domenicali hace saltar todas las alarmas sobre Ferrari

Domenicali hace saltar todas las alarmas sobre Ferrari

Madrid

El peor de los pronósticos, el escenario más tenebroso. Sin diagnóstico es imposible conocer el remedio. Y ése es el panorama que dibuja Stefano Domenicali al afirmar que realmente no saben qué sucede con el F138. Nos ilumina diciendo que está claro que el coche ahora va peor que antes, que pueden haber sufrido un retroceso con la gestión de los neumáticos, que por mejorar el rendimiento en calificación quizá lo hayan perdido en carrera… En fin, obviedades al alcance de cualquiera, muy por debajo de las expectativas que deberían despertar las explicaciones del hombre encargado de ponerse al timón de una leyenda, de gestionar un presupuesto de más de 300 millones de euros… por no decir que inagotable. Y lo más triste, lo más preocupante, es que todos empezamos a tener la sensación de que pueda ser verdad, que de nuevo Ferrari ha perdido el rumbo.

Yo me negaba a aceptarlo, quería mantener viva la llama de la esperanza, pensaba que un inicio prometedor era una base sólida para pensar en la remontada… Pero estoy a punto de rendirme, de bajar los brazos y asumir que el sueño de Alonso, que es también el de millones de españoles, vuelve a esfumarse de forma incomprensible. Estoy cansado de justificaciones ridículas, harto de excusas, desencantado de promesas baldías. La reacción de Ferrari debe ser inmediata, de un modo u otro. Si los gestores de la escudería son incapaces de estar a la altura de las circunstancias habrá que sustituirlos. No queda otra porque quien no falla es su piloto. Y le están arruinando los que quizá sean los mejores años de su carrera deportiva. Alonso, Ferrari y sus seguidores merecen mucho más. Para empezar una solución tan urgente como efectiva…

Comentarios

Comentarios no disponibles