Dormiremos con una copa de más...

Dormiremos con una copa de más...

Ya han pasado cuatro años desde el inolvidable Pasillo del Bernabéu. Messi, Valdés, Puyol... Todos estaban allí para rendirle pleitesía al campeón de Liga. Y cayeron aplastados: 4-1. Desde entonces, muchos sinsabores y más de una cornada con varias direcciones. Pero todo eso se acabó. La nueva era empezará esta noche. Este 29 de agosto marcará un antes y un después en estos Madrid-Barça que han amargado las cenas de muchos vikingos en estos cuatro años de barbecho. Pero las pesadillas tienen fecha de caducidad. Y de hoy no pasa.

Santi, hoy sabrás lo que es sentir el miedo escénico del Bernabéu. Lo haremos por Juanito (padre espiritual de esa bendita locura emocional), por Di Stéfano, por Pachín, por Santisteban, por Zoco, por Antonio Ruiz, por Pirri, por Amancio, por Velázquez, por José Luis Peinado, por Camacho, por Benito, por Miguel Ángel, por García Remón, por Stielike, por Santillana, por Butragueño, por Míchel, por Hugo Sánchez, por Gordillo, por Buyo, por Raúl, por Mijatovic, por Hierro, por Roberto Carlos, por Redondo, por Zidane, por Ronaldo... Lo harán por el orgullo de ser madridista en un tiempo donde lo fácil es seguir vuestro rollito guay con ese tiqui-taca que a los míos los anestesia y los aburre. En el Bernabéu hay olas de diez metros, parapente y sonido sensurround. Somos la caña.

Al Barça se la va a hacer eterno el partido. Esta noche, los merengues dormiremos con una Supercopa de más...