Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Euroliga
FINALIZADO
Anadolu Efes IST

101

Asvel Villeurbanne AVI

74

FINALIZADO
Estrella Roja RED

85

Alba Berlin ALB

94

FINALIZADO
Olympiacos OLY

89

B. Munich MUN

72

FINALIZADO
Panathinaikos PAN

96

Zalgiris ZAL

94

Liga Holandesa
FINALIZADO
Zwolle Zwolle ZWO

3

Utrecht Utrecht UTR

3

¿Por qué somos del Atleti? Por esto...

¿Por qué somos del Atleti? Por esto...

El Atlético empezó por quedarse con las rayas rojas y acabó quedándose también con la copa. A lo primero tuvo derecho por puro sorteo, que le designó como local; a lo segundo, por su juego serio, compacto y seguro. Y, por encima de todo ello, por la categoría de su delantero centro. Falcao fue un jugador superior, decidió la final con dos goles exquisitos, a los que añadió un trabajo hermoso, un tiro al palo y la permanente superioridad sobre sus marcadores. De él para atrás, todo fue bueno, pero lo mejor de todo fue él. La de anoche fue una de esas finales que gana un solo jugador.

Una vez leí una frase, se supone que dirigida por Bill Shankly a uno de sus jugadores, que me hizo mucha gracia. "Si estás en el área y no sabes qué hacer con el balón, mételo en la portería. Después discutiremos las opciones". Me vino a la mente con el primer gol, en el que Falcao sacó de la nada un tiro perfecto a la escuadra contraria. Un golpe de genio que tendría continuación en un segundo gol. Tras él, Diego, que hizo el tercero. Y, luego, una tropa aplicada, serena, sacrificada, sin un solo error. Al fondo del todo, un buen portero, por si las moscas. Cuando hizo falta, se hizo notar.

Curioso este Atleti, que a los dos años repite título europeo con once jugadores diferentes. Papá, ¿por qué somos del Atleti? Por esto, pero estas alegrías escasas pero diferentes, por este vivir en el alambre, por esta singularidad. Ayer batió a un dignísimo rival. El Athletic ha hecho una gran competición, nadie lo olvidará. Cargó con el peso de la final. Pero le falta un punto de cuajo que el Atlético sí tiene. Por eso su continua ofensiva no tuvo premio. Sus lágrimas despertaron nuestra solidaridad, pero sólo podía ganar uno. El hijo ganó al padre. Pero nadie olvidará esas dos noches ante el Manchester.