Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Mourinho ha convocado un plebiscito

Mourinho ha convocado un plebiscito

El día empezó con la noticia de que Mourinho estaría pensando dejar el Madrid (luego resultó no ser más que un equívoco en torno al recientemente célebre Eladio Paramés) y acabó con promesas de amor de Mourinho al club y con nota de este cerrando filas con él. Por medio, la noticia de que Competición entrará de oficio en las escena del Camp Nou, calificando de 'grave' la actitud de Mourinho y de 'leve' la respuesta de Tito Vilanova. Consultados los textos correspondientes, Mourinho tiene ante sí la amenaza de una suspensión de cuatro a doce partidos, lo que no deja de ser pólvora añadida al caso.

Y voy con la nota: de Mourinho se podrá decir cualquier cosa menos que no es listo. Es muy listo. La nota resalta el buen juego de la pretemporada, elogia a Florentino y a José Ángel Sánchez y luego toca fibra sensible con sus disculpas ante el madridismo 'y sólo ante él' y su referencia a los 'más adaptados que yo a la hipocresía del fútbol'. O sea: si os he dejado mal, perdonadme, pero no tengo nada que hacerme perdonar por nadie ni nada que no sea el madridismo. Y si me he portado así, es porque me exaspera la doble cara de la gente del Barça. Justo lo que querían escuchar sus seguidores.

Y el club se apunta a esa doctrina en su nota, que habla de 'provocaciones, vejaciones, insultos y agresiones'. Roncero detectaba ayer un nuevo entusiasmo en las peñas, que preparaban pancartas y consignas de apoyo a su líder. No tengo muchas dudas: esta noche viviremos un plebiscito del que Mourinho saldrá vencedor sobre eso que él llama 'pseudomadridismo', el madridismo de valores, el de 'cuando pierden dan la mano'. El madridismo empieza a ser otro, habrá que admitirlo. Consiste en ganar al Barça y el que señala el camino es Mourinho. ¿O estoy equivocado? El Bernabéu me lo dirá hoy.