UEFA y Busquets: 'In dubio, pro Barça'

UEFA y Busquets: 'In dubio, pro Barça'

No habrá sanción a Busquets. La UEFA no siente la seguridad de que llamara 'mono' a Marcelo, lo que hubiera constituido un insulto racista. La apariencia es de tal y Marcelo, a requerimiento de la UEFA, lo ha afirmado así. El jugador y el Barça dicen que dijo 'morro'. Usted habrá visto la imagen, tendrá su propia opinión. Pero la UEFA no encuentra evidencia firme y aplica el 'in dubio, pro reo', viejo principio jurídico que nace del horror a sancionar a un inocente, siempre peor que dejar libre a un culpable. Principio que para el caso se refuerza con este otro, específico de la UEFA: 'In dubio, pro Barça'.

Así que Busquets jugará la final, salvo que Guardiola disponga lo contrario. Y es mejor así. Este ha sido un asunto desdichado, calamitoso epílogo a la tormenta de clásicos, que no ha hecho ningún bien ni al Madrid ni al Barça ni al fútbol. Una suspensión a Busquets se hubiera traducido en mayor enfado y resentimiento por una de las partes. Habrá quien en el Madrid se sienta frustrado, y más ante esa coletilla de que se le obliga a pagar las costas. Pero el mero hecho de haber abierto el expediente ya era una reprobación. A causa de ello el asunto se ha aireado, muchísimos han visto la escena y eso queda.

El Barça, en fin, tampoco sale limpio de la tormenta de clásicos. El cuento reiterado de Alves, Busquets, Pedro y finalmente de Mascherano ha calado en la opinión pública internacional por más que la UEFA corra un tupido velo sobre ello. El arbitraje de De Bleeckere en la vuelta movió a bochorno general. Estos dos días de Busquets en la sartén, con la imagen en tantos telediarios en tantas partes del mundo, también son un castigo moral. Lo deseable es que a partir de ahora el Barça una a la excelencia de su juego la excelencia en el comportamiento. Y de eso algunos de los suyos están bastante lejos.