Temas del día

Debe parar hasta que esté a tope

Debe parar hasta que esté a tope

Escribíamos hace quince días que el pronóstico de la lesión de Cristiano era de aproximadamente dos o tres semanas, ateniéndonos al diagnóstico emitido por los servicios médicos del club. Sin embargo, en el deporte profesional, y más concretamente en el fútbol, el pronóstico es tremendamente variable dependiendo siempre de la importancia del partido y, por supuesto, del grado de implicación del jugador. Desde el punto de vista médico, nos parece totalmente correcto que el futbolista, el entrenador y los servicios médicos hayan optado por alinear al jugador aún a sabiendas de que no estaba al cien por cien y de que podría agravarse la lesión. Eran partidos decisivos y la presencia de un jugador de estas características siempre es importante.

Pero es cierto que el jugador no estaba totalmente recuperado. Se le ha visto lento y sin la explosividad que habitualmente tiene. Le ha faltado esa sexta velocidad que le caracteriza. Tras los nuevos estudios que le realizaron ayer, lo más razonable es que aproveche esta época del calendario para tener una recuperación total y cuando salte a los terrenos de juego, que lo haga en perfectas condiciones físicas. De lo contrario, la lesión puede verse agravada y el rendimiento de Cristiano no será óptimo precisamente en los momentos en los que el club más necesitará de su talento futbolístico.