Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga 1,2,3
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Euroliga
  • Liga Holandesa
  • Liga Belga
  • Liga Rumana
  • Liga Turca
  • NBA
  • Liga Chilena
  • Masters 1000 Montecarlo
  • Copa Argentina
LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Ligue 1
Lyon Lyon LYO

-

Angers Angers ANG

-

Liga Portuguesa
Tondela Tondela CDT

-

Boavista Boavista BOA

-

Nac. Madeira Nac. Madeira NMA

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Liga Holandesa
Heracles Heracles HCL

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Liga Belga
Standard Standard SDL

-

Genk Genk GNK

-

Liga Rumana
FC Hermannstadt FC Hermannstadt HER

-

FC Voluntari FC Voluntari VOL

-

Astra Giurgiu Astra Giurgiu AGI

-

Universitatea Craiova Universitatea Craiova UCR

-

Liga Turca
Kasimpasa Kasimpasa KAS

-

Bursaspor Bursaspor BRS

-

NBA
Brooklyn Nets BKN

-

Philadelphia 76ers PHI

-

San Antonio Spurs SAS

-

Denver Nuggets DEN

-

Los Angeles Clippers LAC

-

Golden State Warriors GSW

-

Liga Chilena
U. de Conce U. de Conce UNC

-

D. Iquique D. Iquique IQU

-

Masters 1000 Montecarlo
dusan_lajovic Dusan Lajovic LAJ
-
lorenzo_sonego Lorenzo Sonego SON
-
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
-
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
-
borna_coric Borna Coric COR
-
fabio_fognini Fabio Fognini FOG
-
Copa Argentina
Boca Juniors Boca Juniors BOC

-

Estudiantes de Río Cuarto Estudiantes de Río Cuarto AAE

-

Mientras Mou mejora la estructura...

Mientras Mou mejora la estructura...

Era una remota esperanza, pero estaba basada en sucesos anteriores. El Atlético es indescifrable, como dijo Pellegrini. Tiene un impulso que con frecuencia ha sacado a relucir frente al Barça en partidos locos, inolvidables, en los que ha llevado al equipo blaugrana a abandonar su método y a jugarse el partido a la ruleta rusa. Esas cosas han pasado, todos lo hemos visto, pero ya son pasado. Aún queda algo, sí: ya con el 2-0 Turienzo salió al quite y se comió un gol justo antes del descanso; poco después de la reanudación, una buena jugada terminó en remate de Filipe Luis, que Piqué salvó en la raya.

La pregunta es por qué tardó tanto el Atlético en espabilarse. La respuesta es que hace falta un tremendo ejercicio mental colectivo para sustraerse a esa nana que a todos canta el Barça, ese ir y venir hipnótico del balón, acercando la línea de la jugada al área poco a poco, disimuladamente, como trepa la marea la playa hasta que se lleva el castillo de arena, en este caso la defensa rival. Así llegaron los tres goles de Messi, que lleva 83 en los 82 últimos partidos. Y además se dio el lujo de quitarle el balón a Agüero en una ocasión en que se replegó velozmente, para tapar una brecha por la que se colaba el Kun.

Un Barça cumbre, en fin, en el que la única mala nota la da Alves, tan bueno como cualquiera si se descuenta a los tres del podio de oro, pero definitivamente desagradable. Por su manía de fingir y por patadas destempladas como la de ayer a Agüero. En fin, que el Atlético no pudo y ya son dieciséis victorias consecutivas, una más que aquel tremendo Madrid de la 60-61, con Canario, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento en el ataque. ¿Dónde parará esto? Mourinho dice que con él está mejorando la estructura del club. Muy bien si lo consigue, pero mucho se apreciaría también una victoria sobre este Barça.