Un 0-0 que da ganador al Murcia

Un 0-0 que da ganador al Murcia

No hubo Alcorconazo y, probablemente, en la vuelta al Murcia le caiga la del pulpo en Chamartín, pero en el primer asalto, con un Madrid con trazas de ser un equipo A, los de Iñaki Alonso salieron vencedores. Un empate que alarga la Copa, unas tablas logradas a base de casta, de un fútbol de cooperativa, de relevos, de toneladas de ilusión y de mucho trabajo. Primero, de pizarra por parte de su entrenador, de ese Iñaki Alonso especializado en montarle barricadas coperas al Madrid, y luego, de solidaridad extrema de sus chicos. Cierto que hubo momentos en los que el partido fue El Álamo para los grana, que los de Mou lanzaron mil veces a puerta, que botaron cien córners, pero qué menos se puede pedir a todo un Madrid ante un equipo, no lo olvidemos, de Segunda B. Ver las caras de los blancos al acabar el partido era aclaratorio: rostros serios y pocas ganas de hablar.

En el bando local las caras también hablaban por sí solas: caras de futbolistas anónimos satisfechos por haber dado la talla y que, probablemente, tardarán días en recuperarse por el palizón. Un empate a cero del que el Murcia sale reforzado y que confirma que esta ciudad es de Primera. Grande Murcia.