Competición
  • Tour Francia
  • Copa de África
  • Champions League
  • Europa League
  • International Champions Cup
  • Copa Argentina
Copa de África
Champions League
Riga Riga RIG

-

Dundalk Dundalk DUN

-

FK Qarabag FK Qarabag QAR

-

FK Partizani FK Partizani PAR

-

AIK Solna AIK Solna AIK

-

Ararat-Armenia Ararat-Armenia AAR

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Linfield FC Linfield FC LFC

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

Ferencvaros Ferencvaros FER

-

Cluj Cluj CFR

-

FC Astana FC Astana AST

-

Piast Gliwice Piast Gliwice PGL

-

BATE BATE BAT

-

Maribor Maribor MRB

-

Valur Valur

-

Sutjeska Sutjeska

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Celtic Celtic CLT

-

FK Sarajevo FK Sarajevo SJV

-

Europa League
Chikhura Sachkhere Chikhura Sachkhere CSA

-

CS Fola Esch CS Fola Esch FOL

-

International Champions Cup
Copa Argentina
EN JUEGO
Gimnasia de Mendoza Gimnasia de Mendoza GEM

0

River Plate River Plate RP

0

De la Francia de Zidane a la de estos días

De la Francia de Zidane a la de estos días

Hace doce años Francia ganó el Mundial y millones de parisinos se reunieron en los Campos Elíseos para festejar el éxito de lo que Chirac llamó "La Francia multicolor y ganadora..." Aquel era un equipo realmente multicolor, circunstancia que había incomodado al extremista Le Pen. Sólo ocho de los veintidós entraban en lo que Le Pen admitía como francés: raza blanca, cuatro abuelos franceses... El resto eran descendientes de árabes, caribeños, suramericanos, africanos, caucásicos y hasta uno procedente de las lejanísimas islas del Sur del Pacífico, Karembeu. Pero todo junto era Francia, una Francia unida y feliz.

Ahora Francia ha quedado mal en el Mundial y varios de sus jugadores fueron calificados de 'raperos de suburbios' y acusados de aislar a Gourcouff, un muchacho bretón de la clase media alta. Algunos han sido suspendidos por su mala conducta, el seleccionador fue relevado. El grupo ha sido muy modificado y el nuevo seleccionador, Blanc, exige a sus jugadores cantar La Marsellesa. Pero han vuelto a perder. Francia vive atormentada con su equipo. Aquel grupo victorioso que dejó en evidencia a Le Pen, sacó a Francia a la calle y permitió el optimismo, ha dejado ahora su lugar a una selección fracasada y pesimista.

Pero no veamos la causa en los jugadores, sino en la propia Francia, donde las cosas no están encajando como entonces se pensó. El fútbol no lidera la sociedad, sólo la refleja. Lo de entonces era tan verdad como lo de ahora. Hace doce años Francia se gustaba a sí misma, creía resuelta la integración. Ahora Sarkozy expulsa gitanos rumanos y un Estado de tradición laica se siente incómodo ante las exigencias de la cada vez mayor comunidad islamista. La mezcla ya no funciona, las fronteras entre comunidades son visibles y chirrían y el fútbol, siempre tan simple, siempre tan a la vista, escupe esa verdad a la vista de todos.