Estás leyendo

Laporta y Villar, pasajeros del éxito

Laporta y Villar, pasajeros del éxito

Alguien me preguntaba no hace mucho cómo justificaba que dos personajes como Laporta y Villar, tan criticados, hayan alcanzado éxitos tan extraordinarios. Laporta ha presidido el Barça en el mejor periodo de su historia, desde luego: en títulos y en prestigio moral e internacional. Y Villar ha presidido la Federación Española mientras nuestra Selección ganaba la Eurocopa y el Mundial, de una tacada, y también con un estilo que le ha dotado de prestigio moral. ¿Pueden ser tan incapaces como se dice estos dos hombres y haber presidido organismos tan exitosos? Bueno, pues yo creo que sí.

Laporta pasó una moción de censura por los pelos. Trató de fichar a Mourinho, no le salió y tiró de Guardiola, que estaba en la casa. Veía en él, como mucho, un burladero tras el que esconderse. Guardiola, un novel, metió el bisturí con acierto, eliminando a Ronaldinho y a Deco (luego a Etoo). Con eso, con su prestigio en la casa y su talento para aprovechar una cantera cuyo buen cuidado se remonta a mucho antes de Laporta, alcanzó esas cotas de fábula. Gracias, sea dicho también a la coincidencia de una gran generación de jugadores. Cosechas así no son usuales. Nada tiene que ver Laporta en eso.

En cuanto a Villar, lleva tantos años ahí que ya le tocaba lo bueno, tanto como le tocó lo malo. También ha coincidido con esa generación. Se le podría adjudicar el mérito de los seleccionadores, pero ya se sabe que su gran hombre para ese puesto fue Clemente, que jugaba a otra cosa. Luis y Del Bosque entraron ambos porque estaban libres cuando hubo la ocasión. Luis salió de mala manera. Esperemos que Del Bosque acabe mejor. ¿Villar? Un pasajero del éxito, como Laporta. Si les quisiera menos diría aquello de que a los niños y a los tontos se les aparece la virgen. Pero será más prudente decir que han tenido suerte.

También te puede interesar