España tiene un problema inesperado: el 9

España tiene un problema inesperado: el 9

Partido en Murcia, un viaje al calor, forzado entre los Alpes y el invierno sudafricano. Del Bosque, en su bondad franciscana, explica que había que jugar al nivel del mar. Pero en la página tres hay una explicación más solvente: Villar pasa el cepillo. So capa de acto pío, pega un linternazo a Iberdrola que vendrá bien para mantener el ritmo de gastos y fastos de su mundillo irreal, tan ajeno a la crisis. Y lo pega en la casa adoptiva de 'Tito Samper', el hombre de Santa Mónica, que tanto coadyuva a esta búsqueda de óbolos. En fin, la Selección está en Murcia y me alegro de verdad por los murcianos. Ese es el lado bueno.

Del Bosque, que no oculta sus cartas, sacará el equipo titular salvo Sergio Ramos, que como ha jugado los dos partidos anteriores descansa hoy. En los laterales juegan Arbeloa y Capdevila. Son los dos únicos 'semititulares'. El lateral izquierdo está en rifa entre ambos. Arbeloa puede ser más firme ante delanteros muy buenos en esa zona; Capdevila tiene mucho más recorrido para el ataque, y más galones. Pero la duda existe. Los demás titulares son los que salen hoy, con Busquets delante de los centrales culés, y Xabi Alonso a media agua entre el segundo pivote y el guateque del tiqui-taca, de donde deben salir las victorias.

Pero de repente preocupa una cosa: el nueve. Un puesto en el que estábamos mejor servidos que nadie ahora está débil. Villa ha acabado la temporada zurradísimo; de hecho, su producción de goles bajó al final. Torres se operó hace mes y medio y aún no es seguro que hoy pueda jugar un rato. Queda Llorente, sí, pero él va de recurso para desatascar tardes malas. Suerte que empezamos los últimos y hay días para esperar que Villa y Torres se reencuentren, pero ya empiezo a echar de menos a Güiza, que encajaba muy bien. Hoy no podría haber mejor noticia que ver de nuevo a Villa como estuvo hasta hace tres meses.