Se supone que hoy no juega Benzema

Se supone que hoy no juega Benzema

Ayer dio su consabida conferencia de prensa Pellegrini, en la que vagó sobre diferentes conceptos, como suelen hacer los entrenadores. Lo que no hizo, según es uso también del gremio, fue anunciar la alineación. A mí me caben algunas dudas, como a ustedes. Ya me figuro que no va a jugar Raúl. Ese parece tema resuelto, tras verle calentar inútilmente durante media hora ante el Almería, para luego no salir (esas cosas conviene ahorrarlas, si se me permite decirlo). La duda mía en esta ocasión es si jugará Benzema, francés, jugador de fama y de éxito en aquel país. Y que en Marsella siempre mojó.

Pero ya ni se cuenta con que los entrenadores digan eso. Éste es el único espectáculo en el que usted paga sin saber quiénes son los actores. Es cierto que lo esencial es sabido: juegan el Madrid y el Olympique de Marsella. Recuerdo haber leído que una vez que le preguntaron a Bill Shankly sobre la alineación que iba a presentar ante el Milán contestó: "No se lo digo porque en ese caso se enterarían también ellos. Y si de mí dependiera, no quisiera que se enteraran ni de la hora del partido". Bien, aquello tuvo su gracia. Shankly tenía sus ideas, por cierto, y con ellas construyó un gran Liverpool. Pero...

Pero no es el caso. Más bien pienso que afición y rivales se impresionarían favorablemente si Pellegrini, que tantas cartas tiene, se mostrara más seguro con ellas. Ha malgastado dos meses en decidirse a descartar a Raúl. Ahora anda en las mismas entre Benzema e Higuaín, uno u otro o los dos. No se trata de física cuántica, se trata sólo de hacer un equipo que no pierda por tres goles ante el Olympique de Marsella. Yo, mirando los posos de café, deduzco que no jugará Benzema de salida. Pero lo digo con prudencia. No manejo los complejos algoritmos que llevaron a Pellegrini a perder 4-0 en Alcorcón.