Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

Euroliga
Olympiacos OLY

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

Ver al Madrid después del Athletic...

Ver al Madrid después del Athletic...

Sexta victoria consecutiva, otra exhibición de Robben, gol número 307 de Raúl (a la par con Di Stéfano)... y nada más. En eso se quedó el Madrid de Los Pajaritos, dominado durante la primera parte, en la que el palo le salvó del gol contrario; luego, en la segunda, dos fogonazos de Robben valieron otros tantos goles, muy rápidos, que desmontaron al Numancia y aniquilaron el partido. Después, otra vez la nada. Aunque, eso sí, hubo unas fases de intento de toque cuando Robben, el recurso al que siempre acude el equipo, se retiró a gozar de media hora de descanso que bien había merecido.

El mal juego del Madrid saltó más a la vista porque acabábamos de ver en la misma pantalla el Athletic-Málaga, un partidazo por las dos partes. Y un jolgorio para la hinchada athletica, que vio a los suyos remontar un 0-1 y un 1-2, hasta acabar en ese bonito 3-2. Metidos en las semifinales de Copa y con Llorente rompiendo por fin en jugadorazo, los hinchas del viejo y querido Athletic ventean ya una de aquellas finales que tan a fuego marcaron su historia. Y mientras llega, ven que en la Liga los problemas se van despejando, que esas angustias de temporadas recientes parecen haberse marchado por fin.

Un contraste, desde luego, con este Madrid que sufre para llegar a la orilla, que es la eliminatoria contra el Liverpool, mientras aguanta como puede la distancia con el Barça, a la espera de una improbable caída del juego y los resultados del líder. Se trata de no encajar goles y de confiar en que alguna de las galopadas de Robben acabe en estropicio. Por ahora va saliendo, pero es feo, la verdad. Salvo que la coja Robben, es como ver secarse la pintura en la pared. Eso sí: si hoy el Barça no gana, quizá todo empiece a verse con otra cara. Pero se hace duro ver al Madrid jugar así. Y más duro después de ver al Athletic.