Competición
  • Clasificación Eurocopa

Fue hermoso, fue justo y fue necesario

Fue hermoso, fue justo y fue necesario

Fue hermoso, fue justo y fue necesario. El mejor equipo ganó el torneo, y lo ganó defendiendo un estilo de fútbol más hermoso que ningún otro. Un estilo suave, de toque, que despierta recelos en muchas aficiones y en más entrenadores, pero que es más bello, más avanzado, y que hace del fútbol un deporte al alcance de todos. La habilidad y la idea por delante del músculo. Aquel deporte que los ingleses inventaron para la pierna fuerte, el pase largo, el salto y la carga ha evolucionado mucho en un siglo y medio. Más en unos sitios que en otros, y este equipo campeón es el punto cumbre de esa evolución.

Interpretado por un grupo de muchachos fenomenales, que dan la cara de esa nueva España que todos queríamos ver, una España hija de la Transición y que en el deporte encontró su gran empuje en los JJ OO de Barcelona. Es la misma España de Gasol y compañía, de Nadal , de Alonso y de tantos otros. Este campeonato, el partido de anoche, suponen la irrupción de la Selección de fútbol, venida por un desdichado patito feo de nuestro deporte, en ese olimpo de felices y afortunados ganadores que engrandecen la imagen del país y que nos hacen mirarnos unos a otros de forma distinta.

El fútbol no da soluciones, pero da alegrías. Esta mañana las cosas que no funcionan seguirán sin funcionar, pero seguramente tendremos todos mejor ánimo para afrontarlas. Parece ingenuo, parece simple, pero es así. Y nuestra imagen internacional es mejor y no sólo porque este equipo ha ganado, sino porque ha ido dibujando sucesivas obras de arte. Es estimulante pensar que nuestro país ha sido capaz de irradiar un fútbol así, y que con ese estilo ha ganado el torneo, el pichichi y la consideración de todos. Y otra vez gracias a Luis Aragonés. Su tozudez ha sido el elemento de agregación de este grupo feliz.