Temas del día

El ataque más brutal, y sus causas

El ataque más brutal, y sus causas

La Real Federación Española de Fútbol y de Ángel Villar, expulsado en 1974 por el árbitro sevillano Leonardo Soto Montesinos, tras agredir a mamporro limpio a Johan Cruyff, ha desatado el ataque más brutal contra un club llamado Real Betis Balompié. Como los vínculos familiares de Soto no hacen al caso, veamos las razones del ataque.

La gente se pregunta, fuera de Sevilla y de las peñas béticas, hasta cuándo van a llover en Heliópolis botellas con puntería teledirigida. Insiste el pueblo no verdiblanco en que los botellazos de los botelleros (ay, Pepe León, ay Lopera...) deben acabar: y con un castigo ejemplar. Perfecto, pero en España ya no se puede dar pena de muerte a ningún reo, por excepcional que haya sido el crimen. "Usted ha cometido estragos con los que yo debo acabar para siempre, y como ésta es una situación excepcional, usted va a la horca". Eso han dicho al Betis la Federación y su Comité de Competición, citando leyes no existentes y mintiendo sobre otras que sí existen: el Athletic y todos siempre pueden reanudar con once hombres un partido suspendido. Decir otra cosa es mentir. O agredir. Lo que hizo Villar con Cruyff.