Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Moto3
  • Clasificación Eurocopa
  • Final ATP World Tour
Liga Endesa ACB
Valencia Basket VAL

-

Casademont Zaragoza ZAR

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

FINALIZADO
Herbalife Gran Canaria CAN

85

UCAM Murcia MUR

79

Final ATP World Tour
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-

Los saltos de Raúl, los saltos de Juanito...

Los saltos de Raúl, los saltos de Juanito...

Marcó Higuaín y fue el delirio. Se despojó de la camiseta y Van Nistel-rooy la mostró al público. Capello, en un toque de 'finezza', sustituyó a Raúl, que se marchó dando brincos que me quitaron unos años de encima, porque recordaron a los de Juanito una lejana noche de remontada europea ante el Borussia. Remontada, esa es la palabra favorita del madridismo hoy. Remontada de posiciones en la Liga, remontada del Getafe al Barça, con el daño moral que eso suponga, remontada ante un Espanyol que castigó primero la confianza del Madrid en la primera parte, y luego luchó fieramente por el resultado.

Porque el Madrid empezó mal, jugando en una sola dirección: hacia arriba. Y Guti puso esta vez la cara B. Y Cicinho a un lado y Roberto Carlos al otro abandonaban simultáneamente la posición. Y Cannavaro tiene en la estantería unos premios a los que no hace honor desde que llegó al Madrid. Todo junto era 1-3 al descanso, los tres de Pandiani, el Bernabéu estupefacto, la Liga que se escapaba. El Espanyol jugaba con soltura, relajado, preciso, divertido, deslizándose cómodo por el tobogán que la descolocación del Madrid le ofrecía. Tres goles, Casillas sin tocarla y al descanso.

Entonces sonaron los tambores y el Madrid, mejorado con los cambios, fue un tornado. Y alcanzó dos goles enseguida. Entonces llegó la mayor angustia: el Espanyol que se crece, Emerson y Diarra que acusan los golpes y la fatiga, el Madrid que se desmembra. Pelotazos al vacío, ataques ordenados del Espanyol, Casillas salvando, de mucho un mucho un corner en el que agarran a Sergio Ramos. Y cuando todo terminaba, el gol. El Bernabéu que bota, la camiseta de Higuaín, Raúl... Grandioso. No sé cómo acabará todo esto, pero el Madrid ya ha recuperado algo que perdió hace tiempo: el orgullo.