El Villarato va a la 'caza del blanco'

El Villarato va a la 'caza del blanco'

La desvergüenza con la que el Villarato viene actuando en los últimos meses requiere un "¡basta ya!" reivindicativo de todos los que todavía amamos el fútbol. Asumo resignado, como todo el madridismo de bien, que entre Villar, Sánchez Arminio y Gaspart seguirán haciendo todo lo posible para evitar que el Barça sufra daño alguno y, lo que es más grave, en caso de duda siempre intentarán que el Madrid salga escaldado. Nadie devolverá ya al equipo de Luxa los dos puntos hurtados por el gol fantasma de Cannobio y el inventado por Rodríguez Santiago en Montjuïc. Como me dicen mis amigos de la Peña Ibáñez: "¿Y si perdemos la Liga por dos puntos, quién nos va a devolver lo que nos han quitado?". La policía no es tonta, querido Villar...

La última tropelía ha sonrojado hasta a Manolete, y ya es decir. Resulta que Muñiz Fernández, el árbitro más engominado del mundo (belga él, por cierto), iba a pitar el derby del día 15 en el Calderón. Curioso. Los atléticos ven en él a un colegiado sospechoso (quizás por su peinado estilo Mijatovic) y han movido sus hilos en la FEF (ellos sí tienen mano ahí) para que les cambien de juez. Y Villar, dócil, obedece. Sánchez Arminio ("un mandado de Villar", como dice García de Loza) designa a González Vázquez (alemán él, por cierto). Culé desde niño. Es aquel árbitro chuletilla que en el Madrid-Villarreal de la última Liga se inventó un penalti de Pavón y expulsó a Samuel (la única roja injusta de su carrera) y a Zidane. ¿Más tranquilo, Manolete? Objetivo cumplido...