NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

INDYCAR | PALOU

“Ganar las 500 millas es más difícil que el GP de Mónaco”

Álex Palou habla con AS de lo que supuso ganar su segundo campeonato de la IndyCar y su objetivo para la próxima temporada.

Actualizado a
USA8294. LEXINGTON (OH, EEUU), 02/07/2023.- Fotografía cedida por IndyCar donde aparece el piloto español del Chip Ganassi, Alex Palou, mientras celebra su victoria en el Honda Indy 200 de Mid-Ohio celebrado este domingo en el circuito de Mid-Ohio Sportes Car cerca de Lexington, Ohio. Álex Palou, imparable y avasallador esta temporada en la IndyCar, se llevó este domingo la victoria en el Honda 200 de Mid-Ohio, lo que supone su tercer triunfo consecutivo y el cuarto en las últimas cinco carreras. EFE/ Joe Skibinski / IndyCar/ SOLO USO EDITORIAL/ SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)
Joe SkibinskiEFE/IndyCar

Hace un mes que Álex Palou (Barcelona, 26 años) conquistó, por segunda vez, la IndyCar, competición estrella de monoplazas en el automovilismo americano. En Portland logró su quinta victoria de una temporada imponente y no necesitó esperar a la última carrera para encargar una nueva copa y su segundo anillo de vencedor. Las 500 millas de Indianápolis siguen en la hoja de tareas pendientes. Tras unas semanas de trasiego permanente con visitas a platós de televisión americanos, actos del equipo y compromisos publicitarios le ha llegado la hora del reposo del guerrero. Por fin ha podido venir a España para estar con la familia y saborear una conquista que le reafirma como una gran estrella del asfalto en Estados Unidos.

-¿Se ha bajado ya de la nube o aún sigue en ella?

-Sigo arriba. Estoy disfrutando una dulce resaca. No he parado durante estas semanas. He viajado mucho para atender diversos compromisos y ahora he podido venir a casa tres días antes de volver a Estados Unidos para hacer los últimos test del coche del próximo año. A finales de octubre ya vendré con más tranquilidad para celebrar este título como se merece porque he estado mucho tiempo sin ver ni a mi madre.

-¿Qué es lo más emocionante que le ha ocurrido desde que sentenció el título en Portland hace un mes?

-Es difícil decirlo porque han ocurrido muchas cosas pero diría que ver feliz a mi familia. Estuve tres días en Los Ángeles de gira por varias televisiones y por los mejores sitios. Lo disfruté mucho pero ver contenta a mi familia, aunque sólo haya podido hablar con ellos a través de videollamada, ha sido lo que más satisfecho me ha hecho sentir. De lo que más ganas tenia era de volver para abrazarlos.

-¿Cómo fueron esos tres días en Los Ángeles?

-Un poco estresantes pero muy chulos. Lo organizó Indycar e iba de un estudio a otro por las mejores televisiones del país, participaba en podcast importantes,…Fue una experiencia divertida.

-¿Se siente ya una estrella?

-No sé cómo me verán los demás pero yo quiero seguir manteniendo los pies en el suelo y que el éxito no se me suba a la cabeza. Obviamente, he crecido mucho desde que llegué allí y he llegado más lejos de lo que nunca me habría imaginado pero yo aún no me siento una gran estrella. Quizás en la zona de Indiana me hagan sentir así un poco más pero en otros lugares no tanto.

-¿Está disfrutando más este título que el primero?

-Sí. En el primero aún había algo de COVID y no hubo tanta repercusión en cuanto a medios de comunicación y entrevistas presenciales. Incluso a nivel de aficionados esta vez ha sido mucho mejor. Ha habido más ambiente. Además, ha sido un año más importante en cuanto a resultados. En 2021 conseguimos tres triunfos y fuimos muy al límite hasta el final y esta vez hemos ido con más holgura. También me di cuenta al empezar 2022 que no había disfrutado como debía ni había aprovechado al máximo lo que supone lograr algo así y ahora está siendo diferente. Estoy como un niño pequeño.

-¿De qué victoria está más orgulloso?

-He ganado cinco pero no le diré ninguna de ellas sino la “pole” de las 500 millas de Indianápolis. En el óvalo nos faltaba siempre algo para estar delante del todo y esta vez lo logramos. Mi equipo, Chip Ganassi Racing, hizo un gran trabajo. No éramos favoritos y verme primero al acabar la clasificación me encantó así que me quedo con ese momento.

-Luego faltó rematar la faena, aunque no estuvo muy lejos ¿es una espina clavada?

-Sí y no. Quiero ganar esa carrera y me quiero sacar esa espina 100%, es un reto y el foco está ahí. Pero por otro lado no es algo que me duela o que me tenga obsesionado. En 2021 tuvimos opciones y este año también si no hubiera sido por el accidente en el pit lane que no fue nuestra culpa, pero es que se trata de una carrera muy difícil en la que dependes de mil factores: estrategias, banderas amarillas, maniobras de otros pilotos,…Y es sólo un día. Si fallas una vez se acabó. Tiene que salir todo perfecto. He estado cerca y quiero ganar pero todavía no me duele mucho. En unos años, si continúo sin ganarla, tal vez cambie de opinión.

-¿Es mucho más difícil ganar las 500 que, por ejemplo, el GP de Mónaco de F1?

-En mi opinión sí y creo que el 99% de los pilotos estarían de acuerdo conmigo. En Mónaco no puedes ganar con un coche flojo pero si estás en uno de los grandes y sales primero o segundo tienes el 50% de la carrera hecha. Sin embargo, en Indy puedes tener el coche más rápido, hacer la pole, temer una buena gestión y pueden ocurrir muchos más imprevistos. Puedes controlar menos cosas. No hablo del valor de las carreras sino de la dificultad. En las 500 hacemos de cinco a siete pit stops y en Mónaco se hacen uno o dos. En el óvalo es todo más aleatorio, por eso para mí es bastante más complicado.

-Hablando de F1 ¿es un sueño vivo para usted o de momento está aparcado?

-Ahora está aparcado. No era mi objetivo número 1. Yo quería ser profesional y ganar en IndyCar. Al hacerlo se abrió un poco la puerta de la F1, hice los test con McLaren y estuve bien con ellos. Empecé a poner el foco más en ello pero me di cuenta que no era el momento o que el momento tal vez ya había pasado. No tengo ya 20 años. Los pilotos jóvenes que llegan lo hacen subiendo por la escalera de Europa . Disfruté persiguiéndolo desde pequeño y probando con McLaren. Es algo que me encanta y lo sigo pero el objetivo ahora es ganar más carreras y campeonatos en USA y, por supuesto, las 500. En ello debo focalizarme.

-Es inevitable preguntarle por McLaren ¿por qué se desligó del equipo?

-No lo veía claro. De todas formas, como está todo en proceso abierto me han recomendado no decir nada de momento, pero el día que me dejen contaré sin problema todos los motivos.

-Dice el piloto argentino Agustín Canapino, con buen palmarés y prestigio en IndyCar, que usted es mejor y más completo que Verstappen. Debe ser buen amigo…

-Me quiere mucho (risas). Me llevo bien con él. De todas formas es algo que gusta escuchar. Yo no llego a tanto. Creo que Verstappen está a un nivel superior al resto. Aunque tenga el mejor coche hace cosas increíbles y con facilidad. Invitaré a algo a Agustín pero tal vez se ha pasado un poco…

-Entonces ¿para usted Max es el mejor piloto actual sobre cuatro ruedas?

-Sí. Así lo creo. No a gran distancia de Alonso pero, a pesar del coche que tiene, las diferencias con su compañero o el hecho de ganar diez carreras seguidas le hacen especial. Me llevo muy bien con él también…

-¿Se conocen?

-Sí. Hacemos cosas juntos en el simulador de SIM Racing y ahí también es el mejor. Tiene un extra que los demás no tenemos. Por eso pienso que está por encima del resto.

-¿Hay mucho pique en el simulador entre los dos?

-Sí. Bastante. Ahora es más difícil reunirnos porque él está en plena temporada pero al acabar nos juntamos. Él tiene un equipo profesional de “iracing” (videojuego de simulación de carreras) y en ocasiones corremos juntos. De hecho, el año pasado hicimos las 12 horas de Sebring virtuales como compañeros. Íbamos muy bien hasta que nos chocamos y tuvimos que abandonar.

-Entonces ¿ahora no entra en sus planes volver a Europa o replantearse la idea de la F1?

-Sinceramente, estoy muy feliz en Estados Unidos. Me pasó igual en Japón cuando corrí allí. Me encantaba. Pero esto es especial. Me gusta el estilo de vida americano, la cercanía de los aficionados a los pilotos,..No sé si será el mejor sitio o pero para mí ahora mismo es lo más.

-¿Su gran objetivo para 2024 volverá a ser ganar las 500 millas?

-Sin duda. Sin dejar de lado el campeonato, ese será el gran objetivo. El año pasado nos preparamos muy bien y estuvimos cerca. Esta vez volveremos a intentarlo. Es el gran desafío.

-Y con las luces largas puestas ¿cuál es su sueño de futuro?

-Ganar. Me encanta ganar carreras. Soy joven y me queda mucho por aprender. Intentaré ganar todo lo que pueda y aprender de las derrotas. No hay una gran meta en el horizonte, sólo hacerme un gran nombre en Estados Unidos y ganar el mayor número posible de campeonatos y de 500. Quizás nos hemos acostumbrado mal ganando dos tan seguidos pero ojalá pueda seguir sumando.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.