NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MOTOGP | JAPÓN

Aleix disfruta más que nadie: “Este campeonato es una pasada”

Le encanta ser uno de los tres de cabeza en un pañuelo de 17 puntos, y añade: “Y aparte, con tres marca distintas. Mola mucho”.

MOTEGIActualizado a
Bagnaia, Quartararo y Aleix en la sala de prensa de Motegi.
Mela Chércoles

Pase lo que pase de aquí a final de temporada, nadie podrá quitarle a Aleix Espargaró el gustazo que le da haber formado parte durante las 15 primeras carreras de MotoGP de la élite del campeonato. Ahora, con cinco citas por delante, es el tercero de una cerrada pelea por el título que tiene a los tres primeros (él es el tercero), en un pañuelo de 17 puntos: Quartararo, -10 Bagnaia, -17 Aleix.

-Rueda de prensa especial, a tres bandas, porque están en un pañuelo de 17 puntos. No se veía algo así desde hace 5 años…

-Y aparte con tres marcas distintas. No recuerdo algo así. Mola mucho, es muy bonito, tres marcas muy distintas. Este campeonato es una pasada.

-Y este circuito, ‘stop and go’, ¿a qué marca cree que le va a ir mejor?

-Yo creo que esto de los circuitos es un poco… mira lo rápido que iba Fabio en Austria. Es un poco el que se adapte mejor a los neumáticos, el que se adapte mejor a las circunstancias, es un circuito muy peculiar, dan lluvia, así que el domingo va a ser casi a ciegas la elección del neumático trasero, y eso hace que los neumáticos marquen más diferencias que cualquier mejor moto o peor. Va a ser un fin de semana realmente muy táctico.

-Diga la característica principal de cada una de las motos vista desde su punto de vista.

-A la roja no le veo un punto débil. La Yamaha tiene, creo, el peor motor de las tres, pero Fabio ha sido capaz de encontrar mucha consistencia y mucho paso por curva. Y también muchísima agilidad. Esto es algo que no recordaba de la Yamaha, mucha agilidad en los cambios de dirección, Fabio creo que es el mejor en los cambios de dirección. Y la Aprilia no es ni la mejor ni la peor en nada, es una moto con buena estabilidad en frenada en las curvas rápidas, gira bastante bien, quizás mejor que la Ducati, el motor es peor que el de la Ducati y mejor que el de la Yamaha. Creo que está en un punto intermedio, pero la moto a batir ahora mismo es la Ducati, creo que es la mejor moto con diferencia.

-¿Y a los pilotos cómo les ve? Hubo un momento del año en el que tuvo una pequeña guerra psicológica con Fabio. No sé qué tal le ve ahora. Y diga si Bagnaia tiene un problema con Bastianini o es realmente una ventaja.

-Las cosas cambian muy rápido. Hace un mes decíamos todos que Ducati tenía un ejército de soldados en contra de Fabio o mío, y ahora parece que el enemigo esté en casa de Ducati. A ver cómo lo gestionan. Porque al final no nos engañemos, Enea tiene sus opciones de ser campeón, y eso hay que gestionarlo, alguien tiene que gestionarlo desde arriba. O no… Veremos cómo lo hacen. Al final creo que Fabio es el que más tiene que perder, está líder y es el campeón del mundo.

-¿Le ve tocado?

-No le veo tocado, la verdad, no le he visto tocado, pero sí que tiene que sentir la presión. Al final nos acercamos y yo creo que tiene la sensación de que tiene la peor moto de los tres. Él tiene esa sensación. Yo creo que va a estar divertido el campeonato.

-¿Su gran éxito es haber estado siempre ahí, puntuando en todas las carreras?

-Sí, sí. Creo que ha sido la clave. De hecho, Austria es de los fines de semana que me fui a casa más orgulloso y allí hice sexto. Me fui súper orgulloso, porque era un GP complicado, nunca me encontré cómodo, hice un esfuerzo impresionante en carrera y esos días cuentan, porque Pecco tiene 300 carreras ganadas y está con mis puntos. Esos días difíciles, en los que tienes que saber aceptar que te pasa uno y que ese día no puedes batirle y tienes que ser quinto o sexto. También he hecho dos cuartos. Y los de delante, cuando no han sabido aceptar eso, se han caído.

-Dice que los circuitos ahora no cuentan, pero sabía que Misano sería un circuito difícil.

-En Misano quería decir que no es que la moto no funcione en Misano, es que soy yo el que no funciona en Misano, y así se demostró, porque Maverick hizo podio y yo no. Siempre me ha costado mucho ese circuito y no entiendo cómo ir rápido allí. Lo que quiero decir con lo de los circuitos, es que las motos hoy en día funcionan bien prácticamente en todos los lados. Sí que en Australia la moto estará a un nivel más alto que el que tengamos aquí, pero las diferencias no son grandes.

-¿Es rápido en los cinco circuitos que quedan?

-Creo que sí. Quizá el que tengo un poco más de dudas es Tailandia y no sé bien el motivo. Allí hay dos rectas muy largas y la Ducati es un misil. Le Mans me generaba unas dudas muy grandes y conseguí llegar delante de Fabio. Estuvo toda la carrera detrás de mí y no me consiguió adelantar. Nunca se sabe lo que puede pasar.

-¿Le preocupa que a la hora de estirar el chicle que se lo pueda romper otro de los que no hemos hablado?

-No, no. Yo soy muy paciente y regular, pero llegará el momento en el que yo también voy a arriesgar si quiero ganar. 125 puntos aún son muchos y no puedes cambiar tu estilo de juego ahora, porque me ha llevado hasta aquí. Quizá cuando queden 50 y pasar al ataque, pero ahora hay que seguir igual.

-¿Cómo lleva separarse dos semanas y tan lejos de sus hijos?

-He secuestrado a mi mujer, que es la primera vez que nos vamos solos a un viaje largo desde que nacieron mis hijos. Es una mini luna de miel. Voy a estar sin ellos dos semanas, pero está el Facetime, que ayuda mucho, y estoy con mi mujer. Me quedaré solo con Joan en Tailandia, mi amante bandido. (Risas).