24 HORAS DAYTONA

Drama en Daytona

El Cadillac del campeón de la Indy sufrió problemas eléctricos y perdió más de 40 vueltas. En GT el Corvette del campeón de 2021 también sufrió y se retiraron Juncadella y Riberas.

0
Drama en Daytona

Álex Palou tendrá que esperar para reinar en Daytona. En su primera participación en las 24 Horas, vivió la amargura de la resistencia. A mitad de la prueba su coche, el Cadillac #01, tuvo que regresar al box cuando lo pilotaba Sebastien Bourdais. Una avería eléctrica del Dpi le alejó de la cabeza, ya que estuvo en el garaje durante 43 interminables vueltas durante la noche de Florida. Una fría noche que cuando comenzó a caer presenció como el Cadillac #01 volaba a ritmo de vueltas rápidas. Palou, en su estreno en una carrera de resistencia de 24 horas, hizo el cuarto relevo de su equipo en plena noche y estuvo cerca de llegar a las 4 horas en su turno. El campeón de la IndyCar del año pasado admitió estar "un poco cansado": "Realmente me ha encantado", dijo. Luego vendría el problema en el coche.

La decepción es aún mayor porque el equipo Ganassi luchaba en esos instantes por la victoria, liderando en varias partes de la primera mitad de la carrera. Tampoco le fueron mucho mejor las cosas a Antonio García y Álex Riberas. Este último vio como su Aston Martin tenía que abandonar en la cuarta hora de carrera al hacer un trompo y ser embestido por otro coche, mientras que el campeón de 2021 perdió todas sus opciones en la novena hora de carrera al registrar su Corvette problemas en el alternador que le hicieron retrasarse 14 vueltas. Marchaba cuarto por entonces.

En cuanto al otro representante español, más fortuna tenía por entonces Dani Juncadella, quien sobrevivía sin problemas en Daytona y marchaba siempre en las posiciones delanteras en la clase GT. Y eso que en una de las paradas en boxes, un error de los mecánicos hizo que el Mercedes volviera a pista con tres de las cuatro ruedas cambiadas, tras olvidarse los operarios de sustituir la última. Pero ese no fue el único de sus problemas, ya que el Mercedes del españo tuvo que abandonar. Y con la misma amargura que vivió Álex Palou. A falta de siete horas el Proton tenía que retirar su coche cuando lideraba la prueba, bien encarados para el asalto final. No había tiempo material para solucionar los problemas mecánicos. "Ha sido una pena tener que retirarnos por una avería. Sobre todo, cuando hemos estado constantemente en la lucha por la victoria. Las carreras son así. Por suerte, la temporada sólo acaba de comenzar", dijo el español.

La victoria en la categoría absoluta fue para el Acura de Castroneves, en un final en el hasta cuatro coches pelearon, con diferencias mínimas en la última hora, hasta la meta. Fue un triunfo al esprint tras 24 horas.