DAKAR | BARREDA

"La más dura que he corrido"

El de Honda lamenta haber salido a la etapa clave tan adelantado por un fallo de estrategia: "Me di cuenta de que se habían escapado las opciones".

Bisha
0
Joan Barreda en el Dakar 2022.

El Dakar se le volvió a escapar a Barreda en la penúltima etapa, pero no le pilló de sorpresa. Era muy consciente que desde la posición en la que partía no podía hacer demasiado. Quería haber salido más atrás y es lo que intentó el día anterior, pero pensó que le penalizarían con seis minutos y no dos, y eso trastocó sus planes. Al final, se muestra contento con su actuación tras la fractura de clavícula, que se volvió a golpear en otra caída, y así se lo contó a AS y la prensa española en la zona de Honda en Bisha.

—Etapa dura, se le escapa el Dakar…

—Hoy nos habían preparado una buena… Diría que es la etapa más dura que he corrido nunca y supongo que lo dirán muchos pilotos. Además, abrir desde el principio y en las condiciones en las que estoy… Ha habido un tramo que era supervivencia, quería avanzar y no podía porque la moto se ha quedado estancada unas diez veces. Caí por delante y pegué bastante fuerte con la clavícula. También sufría por el consumo de la gasolina, fue realmente duro. Al final ayer no salió todo lo bien que queríamos y hoy era así, la etapa más dura del Dakar. Lo importante es que estoy bien, de una pieza, intentaremos acabar lo mejor posible.

—¿Cómo fue esa caída?

—He salido despedido por delante, he impactado directamente con la clavícula y me he quedado doblado. He intentado levantar la moto con una mano, pero no podía y Price y Luciano Benavides me ayudaron a ello y quiero darles las gracias. Son cosas que emocionan cuando las vives, es la parte bonita del espíritu del Dakar, que también los rivales se paran a ayudar y te animan a que sigas.

—¿Intentaron evitar esa posición de salida?

—Sí, totalmente, pero no era fácil. La penalización era un tema un poco confuso porque estaba dentro de la neutralización, no sabía si estaba dentro de la carrera ni si tenía que parar porque pensaba que me iban a penalizar bastante, seis minutos, y que con eso estaba bien situado. Al final, no fue así y la situación cambio totalmente por un tema estratégico. He dado el máximo, pero es tanta la diferencia que te comes cuando vas abriendo, que cuando vienes por detrás… Dentro de lo caótica que era la etapa aún manteníamos la compostura.

—Entonces, ¿la penalización fue buscada?

—No fue buscada, fue a la entrada de la neutralización. Es verdad que todos íbamos a buscar una estrategia. Vi que tenía una ventaja grande, empecé a calcular y, pensando que serían seis minutos, lo vi bien y por eso no frené al final. Pero ellos (los comisarios) entendieron que el final de la etapa, no era etapa, la penalización no me contó y he tenido que salir delante. Fue un error o una falta de entendimiento. Aunque hubiéramos jugado la estrategia buena, tampoco habría sido fácil, porque el resto también jugaron la suya y ya tenía algo de desventaja. Todo el mundo salió por detrás con mucha velocidad. Hemos dado el máximo desde hace ya muchos días y me siento satisfecho conmigo mismo de haber mostrado todo el trabajo a pesar de la mala suerte del golpe en la clavícula y de cómo se colocó el Dakar desde un principio.

—¿Qué pensó ayer cuando vio que la estrategia no funcionó?

—Al principio, la organización sacó la penalización como si fuera también para la etapa y eso nos cuadraba, pero cuando lo cambiaron ya fue más triste. Ahí ya me di cuenta de que se habían escapado las opciones y dije: 'Ahora ya está, a disfrutar lo máximo posible'. Pero toda la tensión en ese momento ya se fue.

—¿Ha salido con alguna ayuda para el dolor en las etapas?

—Estamos tratándolo todos los días con los fisios intentando trabajar la inflamación.

—¿Quiere quedarse en Honda? ¿Ellos quieren que siga?

—Llevo aquí diez años. En su momento aposté por este equipo por encima de todo, cuando era un equipo joven con una moto que no estaba hecha, y ahora para mí es el mejor. Hay planes incluso de mejorar todo. Después, las carreras son como son.

—¿Entonces espera que le devuelvan esa confianza?

—Ya me la están devolviendo desde hace muchos años, y yo a ellos. Cuando un piloto lleva tantos años en una marca es por algo, no es solo por un resultado o una carrera. Estoy muy feliz aquí, tampoco tengo nada que opinar. Este año quería seguir motivado y llegar al máximo al Dakar, y vamos a ver, ya tengo 38 años. La verdad es que me divierto encima de la moto y me apasiona mucho, tampoco he querido pensar más allá.

—¿Ves con opciones a Quintanilla? ¿Y usted para optar al cuarto?

—En las carreras está demostrado que cada día pasa algo diferente. Está claro que es un día más de trámite, pero puede pasar de todo. Hay que estar siempre ahí e intentar no fallar.