DAKAR | MOTOS | ETAPA 11

Barreda, otra vez a las puertas

El español cede 25 minutos, se queda quinto y sin opción de ganar el Dakar. Kevin Benavides se lleva la etapa. Sunderland es líder y favorito a la victoria.

Bisha
0
Joan Barreda, con la Honda en el Dakar 2022.

La clave para optar a ganar el Dakar 2022 era aguantar los vaivenes que dan los tiempos de las motos cada día y llegar con las opciones intactas a este, al penúltimo, aunque con algún que otro requisito. Joan Barreda cumplió uno, el principal, el de llegar bien colocado en la general, en el grupo de los cinco mejores separados todos por poco más de ocho minutos. Eso ya tuvo enorme mérito, y más con una clavícula fracturada. Pero le faltaba otro, el de salir bien situado a la jornada decisiva. Ahí falló, y lo pagó con 25 minutos respecto a Kevin Benavides, que ganó la etapa tras romper el día anterior.

Una enrevesada navegación por la zona de dunas más larga y complicada exigía una posición de salida en la que contar con referencias por delante. Barreda, tercero en la décima etapa, solo contaba con dos y del enemigo, Price y Luciano Benavides, que no le iban a ayudar en lo más mínimo. Por eso buscó la penalización una vez supo el resultado del miércoles y se saltó un radar para acabar más atrás, pero lo hizo en un enlace y la sanción de dos minutos le contó solo para la general, no para la etapa, por lo que no afectó al orden de salida.

Fue un fallo de cálculo que le costó caro, y bien que lo sabía el de Honda antes de empezar el bucle de 345 kilómetros alrededor de Bisha. Estaba vendido. Pronto se quedó abriendo pista y no pudo detener la sangría de minutos frente a los que sí acertaron la estrategia: Sunderland y Walkner. Ellos frenaron su ritmo al final del día anterior y llegaron lanzados por detrás, sobre todo el de GasGas, que se quedó a cuatro segundos de Kevin y es nuevo líder. Además, tiene ventaja para defenderse del austriaco y de Quintanilla, la única esperanza de Honda.

Etapa 11 y General de motos del Dakar 2022.

Porque el chileno es el que más cerca se queda del británico, a 6:52, apenas 23 segundos por delante de la KTM de Walkner, que tendrá que ayudar a su compañero de estructura en caso de que sea necesario. Es poca la diferencia entre los tres aspirantes a la victoria, pero también son pocos los 164 kilómetros de la etapa final, no hay casi margen para atacar y Sunderland puede dedicarse a gestionar y no asumir riesgos. Van Beveren, a 15 minutos, y Barreda, a 28, tienen prácticamente asegurado el Top 5 y, a priori, inalcanzable el podio.

Así, al de Castellón se le cierran otra vez las puertas de la victoria en el Dakar y solo le queda luchar por intentar repetir su mejor resultado en una edición, el que logró en 2017 cuando fue quinto con cuatro triunfos. Ahora lleva tres. Ese es el objetivo una vez descartado el principal, como tuvo que hacer también Santolino. Venía a igualar el sexto del año pasado, pero los 23 minutos que perdió le dejan fuera del Top 10 a una hora. No será el Dakar de los españoles, tampoco en sobre cuatro ruedas.