MOTOGP | GP DE AUSTRIA

Binder: "Entraron todos a boxes y yo decidí jugármela"

"La primera vuelta, bien, pero las dos últimas fueron muy intensas. Los frenos se enfriaron por completo y no podía parar la moto. No podía frenar. Era imposible", dice.

Spielberg
0

Segunda victoria en MotoGP para Brad Binder. La anterior fue en Brno 2019 y la de ahora, en el GP de Austria, fue una heroicidad, por aguantar en pie sobre la KTM con los neumáticos de seco bajo la lluvia en las últimas seis vueltas.

-Enhorabuena. Le ha salido bien la apuesta.

-Ayer me acosté deseando conseguir un podio. Creo que es el periodo desde que llevo compitiendo que más tiempo he estado sin subir al cajón. Me había quedado algunas veces cuarto, pero tenía muchas ganas. En carrera el neumático trasero me deslizaba mucho al principio y no conseguía avanzar. Pero cuando vi que comenzó a llover, recortaba mucho tiempo a la cabeza y llegué a su rueda. Vi que Marc echaba un vistazo atrás a ver qué iban a hacer. Entraron todos y yo decidí jugármela. La primera vuelta, bien, pero las dos últimas fueron muy intensas. Los frenos se enfriaron por completo y no podía parar la moto. No podía frenar. Era imposible. Pero en cualquier caso, a veces hay que apostar y a veces te va bien.

-¿Cuándo se dio cuenta de que podía ganar?

-Me fui emocionando cuando vi que empezaba a chispear. Ahí vi mi oportunidad de remontar, porque en seco no tenía opciones. Merecía la pena porque estaba corriendo en casa y tenía que jugármela.

-Antes de venir a Austria, Oliveira estaba delante suyo. ¿Era duro verse detrás del compañero de equipo?

-Lo positivo de las últimas carreras para mí ha sido que he visto de lo que es capaz la moto. Así que solo tenía que trabajar en mí mismo. Es mucho más sencillo así, porque tienes que trabajar duro para emular lo que hace tu compañero. Por eso es bueno tener un piloto al lado que sea rápido, porque te mantiene competitivo y te enseña. Esto es algo que me hace a mí mejor piloto.

-¿Sabía qué distancia tenía?

-Cuando vi que todo el mundo entraba en el pit lane sabía que era la oportunidad para jugármela. Me daba igual si me iba al suelo. Fue una gran decisión durante la primera vuelta. En el primer sector iba muy rápido, en el segundo más o menos, y luego ya llegué a la curva 5 y estaba súper mojado. Cuando los neumáticos y los frenos estaban calientes era seguro, pero cuando se enfriaron se me hicieron eternas las dos últimas vueltas. Entonces recordé que mi hermano me dijo que estaba muy impresionado con el grip que tenían los slicks en mojado y algo ha tenido que ver eso en mi decisión.

-¿Cómo se ha sentido en la última vuelta?

-Ha sido un desastre. Vi que tenía una ventaja de 9 segundos con el segundo, pero no sabía si el que venía por detrás llevaba slicks o neumáticos de agua. Pensaba que me podría dar caza. Empujé a tope, parando como podía la moto y abrir gas en la salida de las curvas. Pero era virtualmente imposible mantenerse encima de la moto en la última vuelta. En la curva 3 no conseguía parar la moto, solo funcionaba el freno trasero, pero se me cruzaba la moto y me fui recto. De alguna manera metí la moto en pista otra vez y en las curvas largas me daba la sensación que no avanzaba. Así que estaba esperando que alguien me adelantara. Y cuando vi la bandera de cuadros fue una sensación de total alivio.

-¿Pensaba que podía exceder los límites de pista en la última vuelta y recibir una sanción por pisar el verde?

-No resulta fácil mantenerse en pista en estas condiciones. Creo que hice la última vuelta muchísimo más larga de lo que debería, pero no hay nada que puedas controlar así. Si no eres capaz de controlar la moto tienes que decidir si parar la moto o caerte. Y creo que adopté la decisión correcta. No me importa que me hayan sancionado con tres segundos. Si me hubiera quedado segundo por la sanción sería otra cosa. Pero en este caso lo asumo.

-¿Hay alguna manera de entrenar este tipo de situaciones?

-Si planificas algo así, lo normal es que te hagas daño. Pero no puedes entrenar, es algo que lo llevas al límite cuando pasa.

-¿Tenía ganas de una carrera en mojado?

-Lo de hoy no ha sido una carrera en mojado, ha sido supervivencia. No intentaba ir rápido, solo estar encima de la moto. He hecho una gran mejora en mojado este fin de semana, he entendido como pilotar con los Michelin en agua. Hoy me ha salido bien, pero daba miedo.

-¿Habría adoptado la misma decisión si fuera líder de carrera en ese momento?

-Lo principal para mí era que estaba teniendo una carrera difícil y no me estaba funcionando nada. No era capaz de pilotar como quería. Di el máximo, y cuando vi la oportunidad y recorté la distancia con el grupo de cabeza, decidí lanzar los dados para ver qué me deparaba. No fue una decisión que medité, la verdad.