MOTOGP

Ducati tiene licencia para soñar

La fábrica italiana llega a Mugello, un trazado favorable para la GP21, tras dos victorias consecutivas y con opciones reales de asaltar el liderato.

0
Ducati tiene licencia para soñar
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Después de la tormenta siempre llega la calma y todas las dudas que había sembrado Jack Miller dentro del seno de Ducati, se han disipado con unos argumentos que han llegado en forma de victorias. El australiano ha subido al escalón más alto del podio en las dos últimas citas disputadas y pese a que su inicio de temporada, lastrado por el síndrome compartimental del que se operó a principios del mes de abril, le tuvo en la cuerda floja, los 50 puntos que ha sumado entre Jerez y Francia han extendido su alianza con la firma italiana, al menos, un año más. Porque aunque no todas las noches pueden ser de boda, los dos últimos domingos sí han sido lunas de miel en Bolonia.

El comienzo de curso está siendo idílico para la marca italiana, ya que habría que remontarse hasta 2018 para ver el último doblete de victorias en el contador de la escudería. Protagonizado por Jorge Lorenzo, curiosamente el balear lo consiguió en el doblete que afronta ahora la caravana mundialista con Mugello y Montmeló como escenarios principales. Lo que todavía alenta más a un equipo como Ducati, que busca igualar una gesta histórica sobre un trazado muy especial para ellos. Los de Borgo Panigale juegan en casa y buscarán su tercera victoria sucesiva en una pista, donde han conquistado las tres últimas ediciones y en la que, el hecho de encadenar ese número de triunfos de forma consecutiva, supondría algo más que otra luna de miel.

La cifra de tres victorias encadenadas, le daría a Ducati una licencia de la que hasta ahora solo han dispuesto con Casey Stoner al manillar de la Desmosedici. Pese a que Andrea Dovizioso también hizo brillar a la escudería italiana hace apenas un par de temporadas, los de Borgo Panigale solo han tenido una racha tan amplia de triunfos con el australiano dentro del garaje y curiosamente, fue en un 2007 que cerraron con 10 victorias y ese triplete entre Laguna Seca, Brno y San Marino, cuando consiguieron tocar el cielo. Y ahora que quieren volver a recuperarlo, no van por mal camino.

Varios aspirantes al Mundial de MotoGP

El éxito actual de Ducati no es flor de un día y además del papel que está desempeñando Miller, el equipo tiene a otros representantes que le están haciendo ganar cada vez más respeto a la montura italiana entre el resto de rivales. Pese a que Bagnaia todavía no ha estrenado el contador de victorias, con tres podios el piloto de Turín es ahora mismo la punta de lanza de la marca en la pugna por el título. Tan solo le separa un punto del liderato y con todo a favor para el equipo en esta cita por las particularidades del trazado italiano, con su larga recta como joya de la corona, esta es una ocasión de oro para echar sus redes sobre un Quartararo que es la única barrera entre la primera posición de la tabla y los de Borgo Panigale.

Además de las dos monturas oficiales, la revolución en la estructura satélite del Pramac también está teniendo sus resultados. Zarco es el tercer clasificado en la general después de tres segundas posiciones en cinco carreras que le hacen figurar justo por delante de Miller, y solo una lesión está privando a Jorge Martín de luchar por los mismos objetivos que el resto de GP21. Pero lo positivo para la marca, es que incluso con la ausencia de uno de sus aspirantes más fuertes a partir de la tercera cita del año, sigue ocupando el trono en la general de constructores y equipos para más regocijo. Por lo que si la imagen que muestran sobre el asfalto no fuese suficiente, los números también le dan la razón y sobre todo, una ilusión de la que se vive y que además, alimenta un sueño con el que quieren volver a reencontrarse desde hace 14 años.