F1 | ESPAÑA

"Alonso no se ha vuelto un piloto lento de un día para otro"

Budkowski, jefe de Alpine, habla con AS en Barcelona y respalda la adaptación del asturiano. "Ocon es por defecto la referencia del equipo, lleva más tiempo", admite.

Montmeló
Marcin Budkowski y Fernando Alonso (Alpine). F1 2021.
XPB / James Moy Photography Ltd.

Marcin Budkowski (Polonia, 44 años) es uno de los ingenieros más brillantes de la Fórmula 1 contemporánea. Se graduó en la Escuela Politécnica de París (tiene la nacionalidad francesa) y amplió sus estudios en aeronáutica y aerodinámica antes de su primer trabajo en el Gran Circo con la escudería Prost GP. Pasó por el Ferrari ganador entre 2002 y 2007, un periodo que ha curtido a varios de los mejores ingenieros, y después se unió a McLaren (2007-2014), donde llegó a ser jefe de aerodinámica. De Woking dio el salto a la FIA como mano derecha de Charlie Whiting y máximo responsable técnico del campeonato. Convertido en una figura clave de los monoplazas, Renault le fichó en 2018 y este año le ascendió a director ejecutivo. Es de facto, el máximo responsable del Alpine F1 Team. Atiende a AS en la zona mixta de Barcelona, acompañado por las cámaras que producen la serie de ‘Netflix’ Drive to Survive, para hablar del Alpine A521 y de su gran estrella, Fernando Alonso.

—Dice Ferret, periodista de L'Equipe, que como usted habla muchos idiomas, podríamos hacer la entrevista en castellano.

—Entiendo el castellano, pero tengo que responder en algún otro idioma. Estudié español en el colegio, pero cuando empecé en Ferrari y me mudé a Italia, al aprender el italiano empecé a mezclar palabras.

—En inglés entonces. Montmeló es uno de los circuitos que peor se le dio a Renault en 2020, ¿cómo será este año?

—Lo sabré decir mañana después de la clasificación. Fue un fin de semana difícil en 2020, en parte por las características del circuito y también porque aún teníamos que aclarar el set-up del coche de forma apropiada, y eso sucedió un poco más adelante durante la temporada. Venimos de Portugal y allí dimos un buen paso adelante porque desarrollamos el coche, experimentamos para encontrar algunas mejoras, y también por las características del circuito. Gestionamos bien las condiciones de pista complicadas. Ahora será interesante saber cómo lo hacemos aquí, porque el año pasado no fue bien, pero llegamos en una tendencia más positiva.

—¿Han encontrado alguna explicación al bajón de Alonso en la clasificación de Portimao?

—Es algo que estamos analizando e intentando comprender. La realidad es que esa sesión fue muy compleja por la falta de agarre y las rachas de viento cambiante. Todos los pilotos reportaron unas condiciones difíciles que afectaron a cada uno en momentos diferentes. Había compañeros de equipo muy distanciados en la tabla de tiempos, eso demuestra lo difícil que era extraer el potencial total del coche. Esteban hizo una muy, muy buena vuelta en la Q2 que no pudo igualar más adelante, en la Q3. Fernando sintió menos agarre en clasificación en comparación con lo que había tenido en las sesiones anteriores. También le sucedió a Esteban y otros pilotos, y por alguna razón él tuvo más dificultades para adaptarse que Esteban. Lo analizaremos.

—Fernando decía el jueves que quizás era una mala costumbre no haber sufrido un periodo de adaptación en 20 años. ¿Cuánto tiempo cree que necesita para sentirse cómodo con el Alpine?

—Es una buena pregunta. No lo sé. La realidad es que Fernando ha tenido algunos problemas en el inicio de la temporada, fundamentalmente en clasificación. En Bahréin lo hizo muy bien en clasificación y carrera, hasta que tuvo el problema de la retirada. A partir de entonces tuvo dificultades en clasificación, pero su rendimiento en carrera fue impecable, fue muy rápido. La única dificultad en Portugal fue de nuevo la clasificación. Pero mira al resto de la parrilla, a todos los pilotos que han cambiado de equipo. Daniel (Ricciardo) tuvo algún muy mal fin de semana, Sebastian (Vettel) mejoró en Portugal pero había sufrido antes. Es difícil, hoy en día, adaptarse a un coche nuevo y un equipo diferente para pilotos que estaban en otra escudería en diciembre. Fernando no pilotaba un F1 desde hace dos años y ha hecho otras categorías mientras tanto, con mucho éxito porque es muy completo y talentoso. Pero no debemos olvidar que un F1 está a otro nivel y que no se trata sólo de pilotar, sino de extraer el cien por cien.

—¿Cómo está gestionando Fernando ese proceso en el plano anímico?

—Es un piloto con experiencia y sabe lo que vale, sabe que sigue siendo Fernando Alonso y que no se ha convertido en un piloto lento de un día para otro. Lo sabe, sabe que lo puede hacer. Y como resultado, viene con un enfoque muy humilde y maduro. Asume que necesita ser mejor a la hora de extraer prestaciones del coche y una parte le corresponde a él, pero también al equipo, sus ingenieros y la confianza que le transmitan. No es sólo cosa del piloto, también salpica al equipo. Si fuese un piloto joven quizás todo esto le generaría dudas. Él mismo tampoco esperaba un regreso fácil. Como en Bahréin lo hizo tan bien el sábado, la gente pensó que, al tratarse de Fernando, sería rápido por sí solo. Pero siendo realista no creo que él se lo imaginase nada fácil. Tampoco creo que esperase que fuera tan difícil. No duda sobre sus habilidades, es cuestión de trabajar juntos para llevarle al lugar que le corresponde.

"Habrá mejoras en Mónaco y Bakú, ese será nuestro desarrollo"

Marcin Budkowski

—¿Y si Esteban Ocon estuviera delante de forma regular?

—Es demasiado pronto para hablar de eso. En todas las sesiones de Portugal, por ejemplo, Fernando era un poco más rápido. Sinceramente, estará apretado entre ellos dos y eso es genial para nosotros porque significa que se empujarán entre ambos. Es bueno tener dos pilotos que llevan el coche al límite. Pero es muy pronto para hablar de esas cosas cuando llevamos tres carreras.

—¿Quién es la referencia en el garaje ahora? ¿El bicampeón del mundo o el piloto que lleva más tiempo en el equipo?

—En realidad, Esteban es nuestra referencia porque estaba con nosotros el año pasado, conocemos su rendimiento, sus puntos fuertes y débiles, y hemos visto su progreso durante los últimos meses. Es nuestra referencia, si quieres decirlo así, en comparación con Fernando. Fernando es bicampeón del mundo y trae mucha experiencia, un gran feedback sobre el coche que nos ayudará a progresar. Pero, por defecto, Esteban es nuestra referencia por la continuidad con respecto al año pasado.

¿Qué Alpine es el real? ¿El coche normal de Bahréin e Ímola, o el competitivo que se vio en Portugal?

El Alpine real es el que estará corriendo aquí, en la próxima carrera y de ahí en adelante. El coche tiene puntos fuertes y débiles, trabaja mejor en función del tipo de circuito y las condiciones de alrededor. Pero al final, eso no importa. En Portugal puntuamos con una buena actuación de ambos pilotos, nuestra ambición es hacer lo mismo en cada carrera.

—¿Es un coche de podios? El año pasado sumaron tres con el Renault…

—En Portugal sí lo fue. No estaba delante, pero creo que podríamos haber batido a Leclerc con el otro Ferrari, aunque probablemente no a Norris con el McLaren. Estamos progresando. No empezamos como esperábamos, queríamos estar algo más adelante desde el inicio, pero tuvimos problemas en invierno que nos hicieron comenzar con el pie izquierdo. Pero hemos trabajado muy duro en Enstone para progresar. Portugal fue una buena carrera para devolver moral a la fábrica.

—¿Planean algún paquete de mejoras grande durante esta temporada? ¿O ya están centrados en el proyecto de 2022?

—Como todos, estamos centrados en el coche del año que viene porque es más importante. Haremos algún experimento más aquí, no teníamos mejoras en Portugal pero probamos alguna cosa que fue bien y seguiremos esa línea en Barcelona. Hay una evolución prevista para Mónaco y otra más que llegará en Bakú. Y a partir de entonces, eso será más o menos nuestro desarrollo. Intentaremos seguir experimentando para comprender mejor nuestro coche. Esta es la cuarta carrera de 23 y aunque queramos volcarnos con el proyecto de 2022, aún hay mucho en juego esta temporada.