F1

Ferrari vuelve a respirar

Mattia Binotto se muestra "aliviado" con el paso adelante del SF21 "Mejoramos en todas las áreas, no se debe sólo al nuevo motor", sostiene.

Ferrari vuelve a respirar
GIUSEPPE CACACE AFP

Después de un año sin apenas buenas noticias para Ferrari, al menos el SF21 ha nacido fuerte y sano. En Bahréin, Leclerc fue sexto y Sainz, octavo; contrasta con el décimo y 13º del monegasco y Vettel, respectivamente, hace sólo unos meses en el mismo gran premio de la temporada 2020. Se trata de un coche que aspira a asentarse como el tercero de la parrilla y que debe ganar la carrera de fondo a McLaren por recursos, pilotos y equipo. Con eso bastaría para subir al podio durante 2021 mientras se vuelcan en el proyecto de la temporada 2022, en el que tienen depositadas todas sus esperanzas.

Mattia Binotto, jefe de la escudería de Maranello, reconoció sentirse “aliviado” tras confirmar a pie de pista el buen rendimiento del monoplaza y la nueva unidad de potencia: “El motor ha mejorado y estamos contentos por reafirmarlo, pero se ha progresado en todas las áreas. La aerodinámica es mejor y también hemos hecho un buen trabajo de correlación. Mejora todo el paquete, no lo repartiré por áreas, en general todo es mejor”. “Sí, estoy aliviado, no cabe duda, porque estamos en una posición más apropiada y es más saludable para que el equipo trabaje en las mejores condiciones y estemos serenos, seremos positivos a partir de los progresos que vemos”, sostiene el ingeniero suizo.

¿Qué le falta al SF21? “No tenemos todos los detalles aún, lo analizaremos, pero creo que perdemos en todas las áreas. Nos sigue faltando motor, menos que antes, pero seguimos estando por detrás y espero que nos acerquemos aún más el año que viene con otro motor nuevo para ser una referencia”. “Aunque las diferencias son cada vez más pequeñas y además trabajamos en la buena dirección y con las herramientas correctas”, recalca Binotto.

Desarrollo del Ferrari SF21

Para poder celebrar podios “todavía falta”, dice el máximo responsable de la Scuderia, aunque “la diferencia con los rivales variará en función de los circuitos”. Con todo, Binotto advierte de que el monoplaza de Sainz y Leclerc no recibirá muchas evoluciones en 2021 y que la mejoría que puedan mostrar tendrá más que ver con su trabajo de reglajes que con las nuevas piezas que puedan sumarse.

Sabemos que no trabajaremos mucho en el desarrollo de este coche, estamos centrados en 2022 e imagino que sucederá igual con nuestros competidores. Pero a partir del feedback corregiremos las limitaciones del coche escuchando a nuestros pilotos, extraeremos el potencial real a partir de las primeras tres o cuatro carreras”, asegura Mattia. Por eso es importante que a partir del próximo gran premio en Ímola, el 18 de abril, las buenas sensaciones se confirmen en Ferrari.