F1 | TEST BAHRÉIN

Red Bull, campeón de invierno mientras Sainz deja destellos

Verstappen lidera la última sesión de test en Bahréin con un gran monoplaza. Sainz, tercero, deja destellos con el Ferrari. Mucho trabajo de Alonso (9º) en Alpine.

Bahréin
Red Bull, campeón de invierno mientras Sainz deja destellos
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Después de tres días de test en Bahréin, hay más incógnitas nuevas que despejadas. Los tiempos no son fiables, las cargas de combustible se desconocen y los equipos intentan esconderse. Si acaso, una evidencia: el Red Bull RB16B es la gran referencia por ahora, el campeón de invierno, y en manos de Verstappen se convierte a aspirante a todo esta temporada. El holandés lideró los dos días de entrenamientos en los que participó, el último este domingo, y firmó la vuelta más rápida sin recurrir al compuesto ultrablando de Pirelli, el que sólo se utiliza en circuitos urbanos. También Checo Pérez, nuevo en el garaje, dejó muy buenas sensaciones y tiempos.

En contraposición con Mad Max queda un Hamilton errático al volante de un Mercedes W12 que no termina de parecerse a eso, a un Mercedes. El británico sí montó el neumático ‘C5’ pero no sólo no se acercó, sino que cometió fallos de rookie como su trompo al iniciar una vuelta. El sábado acabó en la grava. Nadie se creerá nada, es muy posible que el coche negro gane el GP de Bahréin dentro de dos semanas derrochando superioridad, pero los test no han sido fluidos en el garaje y eso es incuestionable. Los problemas de fiabilidad, el sobreviraje constante… no se fingen. Aunque para averías las de Aston Martin, que castigaron el kilometraje de Vettel y Stroll.

Carlos Sainz (Ferrari SF21). Bahréin, F1 2021.

Sainz y Ferrari convencen

Para los intereses españoles, Carlos Sainz deja destellos de calidad con el tercer mejor tiempo del fin de semana, sobreponiéndose a leves problemas en el cambio que limitaron sus vueltas en esta última sesión. El madrileño se quedó a 0.6 del Red Bull con su Ferrari SF21, parece demasiado. Pero aún faltan décimas de adaptación, esas que le sobran a Verstappen. Sin olvidar que el cronómetro engaña y en el desierto de Bahréin hay espejismos. También sustos: casi se choca con Raikkonen en el último instante de test (el finlandés destacó con el cuarto tiempo para Alfa Romeo, otro equipo que progresa mucho).

Se coló delante de Sainz un impresionante Yuki Tsunoda, de 20 años, quien aún no ha debutado en la F1. Aunque lo que impresiona en realidad es su Alpha Tauri AT02, un monoplaza agresivo hasta el extremo con un ‘rake’ al límite (el ángulo de inclinación del coche hacia adelante). El box de Faenza se apunta el premio revelación con ese diseño vanguardista, aunque estuvo disputado con el McLaren Mercedes y su avanzado difusor. Se teme a Ricciardo porque se espera mucho del MCL35M, o al menos eso transmiten las gentes del paddock, en especial los rivales.

¿Y Fernando Alonso? Picando piedra, en silencio, sin dejar de rodar aunque sin realizar intentos serios de vuelta rápida, al menos en público. El asturiano rozó las 80 vueltas en media sesión (por la mañana Ocon hizo 61) y finalizó con el noveno registro montando el C4 de Pirelli. Lo hizo a mitad de la tanda, antes que el resto, imposible comparar con precisión. En cualquier caso, las sensaciones a pie de pista describen un gran Alpine A521 capaz de luchar contra los sospechosos habituales de la zona media. Ahí está Ferrari también, a la par. Red Bull no, esos se han escapado ya hasta el punto de inquietar a Mercedes. Pero claro, sólo son test...