MOTOGP

El LCR Honda se lo cree más que nunca con Álex Márquez

La esudería satélite del ala dorada se pone en marcha con la incorporación del hermano de Marc, con material oficial y el patrocinio de Castrol.

Álex Márquez junto a los nuevos colores del LCR
LCR

Una cara nueva y otra que repite en el box del LCR Honda. La que continúa es la de Takaaki Nakagami, para el cual el apellido del equipo es el de IDEMITSU, y la que llega nueva es la de Álex Márquez, que en su caso defenderá los intereses de Castrol. La diferencia es tan notable que se ha optado por hacer por separado las presentaciones de ambos pilotos y equipos. Hoy ha tenido lugar la del LCR Honda Castrol de Álex Márquez, desde un teatro y presentada por el expiloto Simon Crafar, pero sea como fuere lo importante es que, con este plantel, el equipo de Lucio Cecchinello, que afronta su 25ª temporada en el Mundial, se lo cree más que nunca. ¿La razón? No una sin dos: dispone de dos pilotos que han dado muestras de constante crecimiento el curso pasado, con dos podios para el debutante Álex, y, más importante aún, tiene apoyo directo de la fábrica del ala dorada para ambos pilotos, es decir, material pata negra, siempre el más deseado.

El pequeño de los Márquez llega a esta escudería satélite al quedarse sin sitio en el box del Repsol Honda, que optó por fichar para acompañar a su hermano Marc a Pol Espargaró. Al mismo tiempo, el bicampeón del mundo, una vez de Moto2 y otra de Moto3, encontró acomodo por parte del ala dorada en la escudería del italiano, sustituyendo él a Cal Crutchlow, que estuvo seis temporadas en el box de Cecchinello y ahora se ha reubicado como probador de Yamaha. Volviendo a Álex, tras el disgusto que pudiera suponer inicialmente saber que saldría del box oficial, en realidad luego fue una buena noticia, porque se quita presión al no tener que volver a vestirse de naranja, de momento, y porque mantiene el apoyo total de fábrica.

Lo de la presión va, principalmente, no tener que compartir focos con su hermano Marc, ni comparaciones estúpidas con él, porque no hay nadie que se pueda comparar con el ocho veces campeón, salvo Valentino Rossi. Eso sí, su nuevo jefe le ha dejado ya claro en la presentación que espera de él grandes resultados. "Quiero dar las gracias a la gente que nos ha ayudado en estos 25 años de de la escudería, en la que hemos conseguido 85 podios, 24 victorias y 27 poles. Ahora queremos más podios empezando este proyecto con Álex", empezó diciendo Cecchinello antes de ir a los objetivos que le marca a su nuevo piloto: "Tenemos todos los ingredientes para ganar carreras, con un piloto muy talentoso, un gran equipo ténico, el apoyo de Honda y una moto de fábrica. Esperamos ganar carreras y obtener más podios".

Ahí le ha puesto el listón Cecchinello a Álex. Está alto, porque cree en él, y porque ya hizo dos podios el año pasado, ambos como segundo, remontando en agua en Le Mans y remontando en seco en Aragón 1. El siguiente paso es la victoria. Que a nadie le sorprenda que llegue ya este año.