SBK

Tito Rabat y su paso a las Superbike: "Necesito disfrutar"

El expiloto de MotoGP ya se ilusiona con su nuevo desafío: "Lo único que quiero es una moto para demostrar mi potencial, luchar por hacer podios y tener ilusión".

Tito Rabat y su paso a las Superbike: "Necesito disfrutar"
WorldSBK

El Mundial de Superbike (SBK) tendrá este 2021 un nuevo aliciente con la llegada de Tito Rabat. Tras cinco años en MotoGP donde siempre le faltó material de primer nivel, el campeón de Moto2 de 2014 espera dejar el sello con la Ducati del equipo Barni, con el que ha firmado por una temporada.

-Hace unos meses no tenía ninguna intención de irse a las SBK. ¿Qué supone ahora este paso?

-Al principio no lo aceptaba mucho, pero ha pasado el tiempo y se ha pasado mi momento en MotoGP, una etapa que no ha sido la más feliz de mi vida, la verdad. Puedo decir que incluso lo he llegado a pasar mal en los dos últimos años y ahora llego a SBK. A mí me gustan las carreras y quiero poder disfrutar corriendo en moto, con motos que tengan velocidad, con caballos, que se pongan a 300 y te obliguen a esforzarte. Con eso es con lo que disfruto.

-¿Qué tal pinta el proyecto con el equipo Barni Ducati?

-He podido hablar con Ciabatti y Dall'Igna y creo que el proyecto merece la pena. He ido a conocer al equipo a Italia y tuve muy buenas vibraciones. Me recordaba un poco al Marc VDS en su época, cuando fui con ellos y me dieron una moto para entrenar. Ahora me han dado una moto que ya está con la silleta de Tito y mis pegatinas. Vino todo el equipo a conocerme hace un par de semanas y me volví de Italia con una sonrisa de oreja a oreja. Estoy ilusionado. La Panigale 1100 que me han dado no es mi moto, no es la Superleggera, pero puedo entrenar con ella en circuito.

-¿Entrena con ella ahora en invierno?

-Hay un grupo que ha organizado Xavi Forés en el que van varios pilotos de MotoGP, Moto2 y Moto3, con unos test que haremos en enero. Uno será en Almería, otro en Cartagena y otro en Portimao. Voy a intentar hacer los tres. Son dos jornadas en viernes y sábado. Va a estar bien.

-¿Qué pilotos se juntarán?

-De MotoGP, creo que vendrán Martín, Aleix, a lo mejor Mir. Y pilotos de Moto2 y Moto3 como Masiá. Habrá mucho nivel y estoy ilusionado porque me lo voy a pasar bien y me va a servir de entrenamiento.

-¿Qué objetivo se marca para su primer año en las SBK?

-Voy con el objetivo de disfrutar. Necesito disfrutar. No voy a pagar nada por correr, pero tampoco voy a ganar nada. Lo único que quiero es una moto para poder demostrar mi potencial y luchar por hacer podios, ganar carreras, estar delante y tener ilusión. Quiero tener la ilusión de entrenar fuerte, de cuidarme, de vivir las motos y las carreras. He hablado muy claro con ellos y me han dicho que en principio tendré moto para estar delante. Ya veremos. No me hago ilusiones, porque en Honda me decían que tendría la moto de Márquez y en Ducati la de Dovizioso, pero luego fallaba el conjunto de moto, equipo y material.

-¿Qué implicación de Ducati tiene ahora y qué diferencia hay entre su equipo y el oficial?

-No lo sé. A mí me han dicho personalmente Gigi y Paolo que, si doy señales de que puedo estar delante en las carreras, no me va a faltar de nada. Esto me lo han dicho ellos cara a cara.

-¿Se ve destronando a Rea y volviendo un día a MotoGP?

-Esto es soñar y sueño con ello. Los sueños casi imposibles son los mejores, pero yo en lo que me centro es en disfrutar como hacía en Moto2 y luchar por hacer carreras bonitas, y volver a casa con una copa y pensar que puedes hacer cosas importantes en el campeonato. Eso hace que te vayas a dormir pronto y te levantes con ganas para entrenar. Ser piloto. Eso es lo que me hace más ilusión y, de momento, hasta abril, que es cuando empieza, estoy motivado.

-¿Qué es lo que más le llama la atención de ese campeonato?

-Lo que más me gusta es que son tres carreras en un fin de semana y con eso puedes aprender muchísimo. Veo que las cosas pueden ser más naturales, con menos política.

-¿Qué tal sigue su amigo Joan Mir?

-Sigue siendo un buen chaval y con los pies en el suelo. Sigue currando y está como yo de la cabeza con las motos. Sigue trabajando y siendo un tío organizado y pausado, que hace las cosas bien. Se cuida y no se le ha subido para nada el título de MotoGP a la cabeza. Lo veo igual que el año pasado por estas fechas.

-Y sobre su amigo Marc Márquez, ¿cree que llegará a tiempo para le primera carrera el 28 de marzo?

-No lo sé. No he podido hablar mucho con él. Sí que coincidí un día haciendo motocross con Álex y él estaba por ahí, mirándolo. Estaba con el brazo un poco fastidiado, pero Marc es Marc y el primer día que se suba a la moto va a ir a toda pastilla. (Risas).

-Me gusta mucho verle feliz. Buena suerte.

-Pues sí. Estoy ahora bien y a seguir la marcha.