MOTO3 | GP DE PORTUGAL

Aspar a Arenas: "Sal a divertirte y trae el título a casa"

El catalán le puede dar al valenciano en Portimao su quinto título como propietario de equipo, que suma a los cuatro de piloto y a otros cuatro más.

Aspar a Arenas: "Sal a divertirte y trae el título a casa"
motogp.com

Otro gran premio con opción de título para Jorge Martínez, Aspar. El valenciano ganó cuatro como piloto (tres de 80cc y uno de 125cc) y otros cuatro como propietario de equipo con Bautista, Talmacsi, Simón y Terol. Ahora confìa en que Albert Arenas pueda rematar en Portimao el de Moto3, en un año en el que ya ha celebrado el de Izan Guevara en el Mundial Júnior de Moto3. El de Alzira no se cansa de ganar...

-¿Con qué ánimo y espíritu llega a Portimao?

-Llego con muchas ganas y con mucha ilusión, porque creemos que podemos ganar el título, faltaría más. Lo que está claro es que los demás tienen que arriesgar más que nosotros. Sólo hay tres que pueden ser campeones del mundo y nosotros vamos los primeros.

-¿Tiene las matemáticas claras?

-Yo sí. Clarísimas… (Risas). Pero mejor no penar en las matemáticas ahora.

-¿Firma un segundo, por ejemplo?

-Totalmente, faltaría más, aunque no hay que ir con mentalidad de segundo.

-¿Le va a pedir a Arenas que vaya a ganar?

-Él tiene que pensar desde minuto en salir a poner la moto a punto como si tuviese que ir a ganar. No puede relajarse lo más mínimo.

-¿Le van a marcar las posicione de Ogura y Arbolino durante el fin de semana?

-Durante los entrenamientos, ni hablar. Se habla después de cada sesión de lo que haga falta. Para carrera, si falla uno de los dos sí que se lo marcamos, si no, tampoco.

-¿Por dónde pasa la clave para cerrar este título?

-Espero ver el viernes ya la posición en la que vamos a estar, pero falta ver cómo se encontrará la KTM y la Honda en un circuito como éste.

-¿Cómo es?

-De subidas y bajadas, de mucha frenada entrando… Es un circuito muy mixto y bastante complicado.

-¿Van todos a ciegas?

-Bueno, Albert rodó allí durante el confinamiento. Él y Rins, que viven en Andorra, cogieron motos y caravana para pasarse una semana entrenando en Portimao. Estuvieron cinco días con una mil y una seiscientos, pero también con moto pequeña y con kart. Hicieron de todo.

-¿De cuánto les servirá eso ahora?

-Le sirve muchísimo. Aunque no hayas rodado con tu moto, mentalmente ya tienes la pista. Ya sabes ver las curvas y tienes las trazadas y las referencias hechas. No es lo mismo conocerlo por la videoconsola o andando que así.

-¿Cómo será la comunicación con Arenas estos días?

-Este año hemos llevado la comunicación muy bien con él y el que habla el noventa por ciento de las cosas con él es su jefe técnico, Mauri Soli. Si Gino, Gelete o yo tenemos que decirle alguna cosa puntual, se la decimos, pero casi siempre a través de Mauro. Él lleva la batuta y así no le descentramos con demasiados mensajes.

-¿Cuál será el último consejo que le dé antes de salir a la pista?

-Sal a divertirte y trae el título a casa. (Risas).

-Sencillo y claro.

-(Más risas). Sin presión. A ver, si miramos los 14 GGPP que hemos hecho, es cierto que fue un fallo la caída de Jerez, pero los otros fallos han sido culpa de otras cosas. La caída de McPhee en Barcelona…; o que Alonso le pegara por detrás en Valencia 1, cuando él está esquivando otro piloto; o la caída de Italia porque Arbolino le saca de pista y, cuando él quiere reaccionar, se cae. De Qatar hasta hoy, el único que siempre ha estado entre los cinco primeros ha sido él y espero que en Portimao sea lo mismo. Que salga a poner la moto a punto, a divertirse y, si puede, a intentar ganar la carrera. Si no, pues a acabar en el podio.

-¿Siente que es el más fuerte de la parrilla pase lo que pase el domingo?

-De los 14 GGPP que llevamos sólo ha estado una vez en segunda posición, liderando todo el resto del año. Sería muy duro perder el liderato en la última carrera.

-Si llega, será su noveno mundial…

-Hay más títulos que cuentan. Yo tengo mis cuatro títulos personales de piloto, luego los cuatro de Bautista, Talmacsi, Simón y Terol, luego hay dos títulos del Mundial Júnior, que son los de Raúl Fernández e Izan Guevara de este año, y luego son importantes para mí también los dos títulos de CRT de cuando estábamos en MotoGP como equipo privado con Aleix Espargaró.

-Contando estos cuatro últimos se pone al nivel de Nieto ya si gana Arenas el domingo…

-¡12+1! Sería la bomba. Ojalá.

-¿Sigue haciendo la misma ilusión que la primera vez?

-Para mí hay dos títulos muy especiales: el de Álvaro Bautista, porque por primera vez como equipo somos campeones del mundo, y el de Nico Terol, porque era algo muy personal ya que empezó con nosotros con diez añitos en la Cuna de Campeones. Ver que un niño llega a ti con diez años y se convierte en campeón el mundo desde tu escuela… Es un sueño hecho realidad. El de Nico para mí es realmente el más especial.

-A Arenas estuvo a punto de no renovarle el año pasado. ¿Qué le hizo cambiar de opinión?

-Sabíamos que era bueno, pero también que le faltaba ser más constante. El año pasado, después de Aragón, hicimos un test con la moto del 2020 en el que vimos que se le podía dar bien y eso le dio un plus grandísimo, con lo que llegó a Tailandia y ganó. Hicimos una apuesta común. Cambiamos bastantes cosas de la estrategia y él quería también un cambio técnico que le dimos, con Mauri de técnico. A partir de ahí cambió todo, porque ganó en seguridad y confianza.

-¿Este título puede ser el más importante por lo difícil que ha hecho el año la pandemia?

-Este año hay que hacer un monumento a Dorna, a los equipos y a los circuitos por haber podido salvar un año y una temporada dificilísima. Yo pensé a mediados de marzo y abril que nos quedábamos sin Mundial. Eso hubiera sido la bomba porque muchos equipos hubieran desaparecido, lo que hubiera sido un problema para el 2021. Todos tenemos que estar felices de haber salvado un año así y rematarlo con el título sería un sueño para el Aspar Team, en un año en el que hemos ganado el Campeonato de Europa con David Alonso, el Mundial Júnior con Izan Guevara y ahora luchamos por ser campeones del mundo de Moto3 y con Canet por ser el mejor rookie de Moto2. Deportivamente hablando, para nosotros es un año impresionante. Hemos pasado años muy duros, pero ahora tenemos un proyecto muy bonito e ilusionante, al que se incorporará Sergio García con 17 años.

-Eso será el año que viene y con los colores de Gas Gas, aunque siga siendo una KTM por dentro. ¿Por qué?

-Me gusta mucho la idea, porque es una moto española y pasamos a ser un equipo de fábrica, con todo el apoyo de KTM como madre del proyecto. Apuestan tanto por el Mundial Júnior como por el de Moto3, con lo que se potencia la escalera que yo quiero.

-Y está ahí su amigo César Rojo…

-Hombre, él es de la familia, de verdad. César es parte de mi familia desde 1983, porque es el que vino a ficharme cuando entré en Derbi. Gran amigo y gran persona. Han sido negociaciones fáciles.

-Dígame algo de Joan Mir y su título de MotoGP

-Destacaría de él sobre todo su inteligencia. Es un chaval que ya en Moto3 demostró ser superior, por lo completo que es. Marcaba entonces la diferencia por cómo planteaba las carreras. Y ahora ha sido el más completo y no ha fallado. Es un piloto con talento, pero sobre todo con mucha inteligencia.

-¿Qué augura de él cuando vuelva Márquez?

-Mir es el campeón de MotoGP con todas las de la ley. A partir de ahí, ojalá vuelva el año que viene al cien por cien, porque veremos una lucha preciosa, entre un piloto con un talento sobrehumano, que es el que tiene Márquez, y otro con mucho talento, pero con una inteligencia increíble, que es Mir. El duelo entre ellos está servido.