FÓRMULA 1 | NURBURGRING

La Fórmula 1 regresa a un coloso

El Mundial se enfrenta a Nurburgring, uno de los grandes circuitos europeos, y el frío o la nieve pueden jugar un papel fundamental en el GP de Eifel.

Salida del GP de Alemania de F1 en 2011, en Nurburgring.
FLAVIO MAZZI

La previsión meteorológica informa de máximas de diez grados y el contingente germano de la Fórmula 1 lleva meses avisando. "Lo llaman la Siberia de Alemania", dice Andreas Seidl, jefe de McLaren. "Si Inglaterra inventó la lluvia, en esta región se inventó el frío", puntualiza Sebastian Vettel, tetracampeón del mundo. El Mundial vuelve a Nurburgring, un coloso europeo, uno de los grandes circuitos históricos que en su versión a carretera -y a tumba- abierta, el Nordschleife, protagonizó tres décadas épicas de F1 y dejó postales históricas hasta su cierre, con el recordadísimo accidente de Niki Lauda en 1976.

En su configuración convencional, el último gran premio que se celebró allí fue el 7 de julio de 2013, y entonces alternaban un año dentro del calendario y uno fuera con Hockenheim. Vettel ganó con Red Bull aquella carrera, Hamilton hizo la pole y Alonso marcó la vuelta rápida. Ferrari tiene 14 triunfos en la pista por cinco de McLaren y, curiosamente, Mercedes sólo tiene uno, de Fangio, en 1954. Los monoplazas híbridos nunca han pisado su asfalto.

En la inmensa mayoría de veces, la carrera se celebró en verano. La última vez que corrieron allí en octubre, el GP de Europa de 1995, David Coulthard ganó en un domingo de lluvias. Hasta ahora había compartido ese título con el de GP de Alemania, pero en 2020 se denominará, por cuestiones comerciales, GP de Eifel, por la región. De momento, su presencia en la temporada es un parche por las cancelaciones de la pandemia, aunque el circuito está intentando aguantar el gran premio durante más temporadas ahora que Hockenheim lo ha entregado, parece que definitivamente.

"Es importante que haya una carrera en Alemania"

Para Seidl, ingeniero alemán, tiene sentido correr todo los años en su país: "Personalmente, pero también para la F1, es importante que haya una carrera en Alemania, donde la afición hacia el automovilismo es tan grande. El año que viene estará también Sebastian, un tetracampeón del mundo muy exitoso en la parrilla, así que para él y para la F1 es importante que haya una carrera ante sus fans. Estoy deseando volver a Nurburgring, he tenido muchas experiencias positivas allí con diferentes proyectos tanto en el circuito como en el Nordschleife". Se refiere, por ejemplo, al impresionante récord de pista que firmó el Porsche LMP1 en 2018.