MOTOCICLISMO

Lorenzo: "El de probador es un trabajo casi perfecto"

El balear tomará parte en el test de Portimao con la M1 con las ideas muy claras: “Espero que después de este test estén contentos con mi labor y quieran continuar”.

Lorenzo vuelve a subirse a la MotoGP
MotoGP

Antes de que arranque el tercer triplete de la temporada 2020 para MotoGP (Le Mans, Alcañiz 1 y Alcañiz 2) se celebra el miércoles una jornada de test en el circuito de Portimao reservada para los equipos de pruebas de cada fábrica y para los pilotos titulares que lo deseen, pero estos con moto de calle. Entre los primeros se encuentra un Jorge Lorenzo que reaparecerá nueve meses después a lomos de la Yamaha y que lo hará dispuesto a ganarse la renovación como piloto probador de la casa de los diapasones. Así se lo ha confirmado a AS camino del aeropuerto para viajar hasta Portugal.

“El objetivo en este test de Portimao es reencontrarme con la moto, porque pasar nueve meses sin rodar en una MotoGP es muchísimo, casi un año. Nunca había tenido tantos meses de parón y no será fácil. Además, es un circuito nuevo y complicado por lo que dicen, con muchas subidas y bajadas, con puntos ciegos y tal… El objetivo es hacer un cambio bueno, un setting base bueno para que cuando lleguen los pilotos oficiales tengan la moto más o menos a punto”, asegura el pentacampeón sobre sus propósitos para este ensayo antes de preguntarle si será la última vez que se le verá pilotando una MotoGP…

El mallorquín no tiene intención de que mañana sea su despedida como probador de Yamaha: “Me gustaría seguir de probador, porque creo que es, para mí que me gustan las motos, un trabajo casi perfecto. Sólo me falta en él la sensación de ganar y de luchar por un Mundial, pero por el resto es perfecto, porque te quita casi toda la presión cuando uno pilota profesionalmente, entrenas pocos días y tienes mucho tiempo libre. Me gustaría seguir. La prioridad es seguir con Yamaha. Espero que después de este test estén contentos con mi labor y quieran continuar. Ya veremos cuál es su plan. Hablaremos después de este test”.

Durante este curso ha sorprendido la escasísima tarea del equipo de pruebas Yamaha con Lorenzo al frente. Como sería la cosa que hasta Rossi y Quartararo dijeron abiertamente en la rueda de prensa previa a Misano 1 que no entendían la razón por la que el español no había hecho más kilómetros con la M1. Al comentarle si habían podido influir negativamente en ese sentido sus conocidos flirteos con Ducati para regresar a la parrilla en 2021, niega con rotundidad: “No, no, que va. No fue así. El COVID complicó todo. Teníamos unos 15 ó 16 días de test y al final, por el COVID, por el tema logístico de los viajes de los mecánicos de Japón a Europa, no sé exactamente por qué, pero no se pudo hacer porque no podían viajar con facilidades y se cancelaron todos nuestros entrenamientos”. El de Portimao sí que va a adelante y en él se juega que Yamaha desee seguir contando con él en este papel para el próximo año.