F1 | MUGELLO | CLASIFICACIÓN

Hamilton vuelve al trabajo

Dio la vuelta más rápida de la historia de Mugello y saldrá desde la pole en el GP de la Toscana delante de Bottas y Verstappen. Sainz, noveno con el McLaren.

Lewis Hamilton (Mercedes W11). Mugello, Italia. F1 2020.
AFP7 vía Europa Press

Tendrán que llamar a los aviones de caza, a los Eurofighter, para rebajar el tiempo de la vuelta más rápida que se ha dado sobre Mugello, si no vuelve la F1. El récord oficioso, 1:15.115, y la pole del GP de la Toscana se los adjudicó Hamilton (los oficiales se registran en carrera) con un Mercedes fabricado para volar en las chicanes a fondo de este fantástico circuito. Aventajó en 59 milésimas a su compañero, Bottas, y le castigó con uno de esos golpes que aterrizan donde más le duele a cualquier deportista: el finlandés fue el más rápido en todos los entrenamientos del fin de semana, pero la clasificación fue para el campeón del mundo. En ocasiones, parece que juega con sus rivales. Si es que hay alguno por ahí.

Por un momento pareció que Verstappen lucharía con ellos. Anduvo cerca de los Mercedes, o no tan lejos como en el resto de clasificaciones de esta temporada. De las ocho décimas habituales pasó a tres, dos o incluso una en la Q2. La supresión del célebre modo fiesta ha recortado la enorme ventaja de los de siempre, pero no la ha eliminado. Además, conforme se acercan las vueltas decisivas, tanto Hamilton como Bottas encuentran décimas que, hasta entonces, nadie sabía que estaban ahí. El neerlandés saldrá tercero, finalmente a 0.3 de Lewis.

Al menos enseñó ritmo para molestar en la carrera y quizás pueda arriesgar con una estrategia menos convencional. Cuarto fue Albon, a la altura de su monoplaza aunque a medio segundo de Max. Y quinto, un brillante Charles Leclerc que se aprovechó de una circunstancia en la fase decisiva: un trompo de Ocon con bandera amarilla bloqueó los intentos de casi todos los pilotos (entre ellos, el último de Bottas) y el monegasco, que iba delante, plantó su Ferrari en la tercera línea para dar una alegría a los 3.000 tifosi que hay en las gradas. Checo Pérez ganó a Stroll con un paquete aerodinámico peor, aunque el canadiense se vio afectado por el accidente del Renault.

Poco McLaren en Mugello

Carlos Sainz cumplió con el material que tenía pero el resultado no es positivo, saldrá noveno. Es evidente que McLaren ha dado un paso atrás en Mugello y el MCL35 no se parece en nada al coche de podio que deslumbró hace una semana en Monza. El madrileño entró en Q3, no se podía pedir mucho más visto lo visto hasta llegar a la clasificación. Hizo su vuelta buena con ruedas usadas y no mejoró en el intento clave porque iba justo detrás de Ocon. En cualquier caso, cierto aire de decepción en torno al garaje de Woking y un premio envenenado el del top-10: empezará la carrera con el neumático blando cuando por detrás, quienes no pasaron, como Norris o Kvyat, podrán escoger un compuesto más favorable.

La realidad es que hubo igualdad y pocas décimas cambiaron el resumen de la jornada. Quitando a los dos de siempre y al tercero, el único capaz de entrometerse, en la Q1 medio segundo diferenciaba al quinto clasificado del primer eliminado, que fue Pierre Gasly con el mismo coche que ganó la última carrera del Mundial. Incluso Vettel se sorprendió por haber superado el corte inicial con el Ferrari, o al menos eso transmitió por radio. Saldrá 14º, por detrás de Raikkonen con el Alfa Romeo. Buen desempeño del finlandés, este sí, con muy pocos medios. En el mismo inédito circuito donde completó, hace ya 20 años, su primer test al volante de un Fórmula 1.