F1 |

Ferrari es la F1: ¿quién fue el famoso 'Commendatore'?

La historia de la mítica 'Scuderia' de Maranello, donde correrá Carlos Sainz desde 2021, es legendaria como la de su creador, Enzo Ferrari.

Ferrari es la F1: ¿quién fue el famoso 'Commendatore'?
Rafa Payá

"Cuando usted compra un Ferrari sólo está pagando por el motor, el resto se lo doy gratis". Esta frase de Enzo Ferrari resume lo que representa su marca para la historia de la automoción y la competición. Ferrari es leyenda, mito, tradición, artesanía, simbología. Desde el Cavallino Rampante hasta la fábrica de Maranello millones de fans por todo el mundo idolatran el sueño del visionario nacido en Módena que es la base de la Fórmula 1 y en la que aterrizará Carlos Sainz en 2021. Nada sería igual si ellos no estuvieran en el Mundial.

Enzo Ferrari con su última creación de superdeportivo.

'Scuderia Ferrari' nació oficialmente el 16 de noviembre de 1929 cuando un tribunal aprobó oficialmente el proyecto que Mario Tadini, Enzo Ferrari, Alfredo y Augusto Caniato y Ferruccio Testi, con la inclusión de Alfa Romeo y Pirelli, cerraron en el estudio del notario Alberto Della Fontana de Módena. ¿El objetivo? La compra de coches de carreras de la marca Alfa Romeo para participar en las carreras del calendario deportivo nacional y del calendario de la 'Associazione Nazionale Automobil Clubs'. Sin embargo, el gérmen de todo surgió el 6 de septiembre de 1908 cuando un niño de diez años vio en directo la Coppa Fiorio, que se corría cerca de Bolonia. Enzo empezó a soñar únicamente con coches olvidándose de su pasión por escribir o poer ser cantante de ópera.

Antes de sus pinitos como piloto, Enzo fue enviado junto a su hermano Alfredino a cursar estudios en una escuela de ingeniería mecánica... y la Primera Guerra Mundial se cruzó de lleno. Perdió en poco tiempo a su padre y a su hermano y la empresa familiar quebró rápidamente. Enzo abandonó sus estudios y contrajo pleuresía de la que increíblemente para la época logró sobrevivir y recuperarse. Sin dinero, sin trabajo, sin familia y aún muy mermado físicamente viajó a Turín en busca de trabajo... viendo como Fiat, por ejemplo, lo rechazaba. Curiosidades de la vida. Enrolado en la empresa CMN su pasión no había decrecido y se compró un viejo Alfa Romeo para competir en carreras. Sin resultados notables, salvo una notable actuación en la 'Targa Florio' que le valió para entrar en Alfa Romeo y alguna victoria local, Enzo Ferrari combinó su papel de piloto, con su rol de vendedor y técnico de algunas estructuras de competición.

Despacho original de Enzo Ferrari expuesto en el Mudeo de Ferrari en Maranello.

La unión de Ferrari con Alfa Romeo se truncó y dio paso a separar caminos por la mala relación personal entre Enzo Ferrari, por entonces ya responsable de competición, y su director técnico Wifredo Ricart, ingeniero industrial español, una pareja que con la inestimable colaboración del genial diseñador Vittorio Jano ya habían creado el mítico 'Alfetta', que llegó a ganar 25 carreras seguidas, el primer gran premio de F1 y los dos primeros mundiales: en 1950 con Farina y en 1951 con Fangio. Precisamente un Ferrari no tomó parte en la carrera inicial de Silverstone en 1950 si no que debutaron en la siguiente en Mónaco... para no abandonar jamás la F1 y ser el equipo referencia del campeonato con números alucinantes: 16 títulos de pilotos, 15 de constructores, 991 grandes premios disputados, 238 victorias, 228 poles, 770 podios, 254 vueltas rápidas, 84 dobletes o 15.124 vueltas liderandos carreras de F1.

"Yo no sé cómo es el alma, pero si es que existe, los motores deben tener una porque se quejan, se desesperan, se rebelan y se comportan como niños a los que se forma, día a día", aseguraba el mítico 'Commendatore' un hombre de símbolos y tradiciones que unió su éxito en la competición con una vida marcada por las tragedias y las promesas cumplidas. Como aquella que le hizo cuando aún era piloto a unos padres que lloraban la muerte de su hijo para homenajearlo recordando su emblema. Francesco Baraca, un famoso aviador italiano considerado un héroe en la I Guerra Mundial, había muerto en combate y sus progenitores se acercaron a Ferrari tras haber ganado éste el Circuito del Savio en 1923. El conde Enrico Baraca le habló de su hijo y volvieron a reunirse tiempo después, también con la presencia de la madre del as transalpino de la aviación, la condesa Paolina. En ese encuentro le dijo: "Sr. Ferrari, ponga en sus coches el Cavallino Rampante de mi hijo, le traerá suerte".

Museo de Ferrari en Maranello.

El caballo en cuestión estaba pintado en el fuselaje del caza del militar caído y era de color rojo sobre una nube blanca. Enzo Ferrari pensó que el tributo debía abarca a todos los aviadores fallecidos en la Gran Guerra y lo pintó negro en señal de luto añadiéndole un fondo amarillo para recordar Módena, su ciudad de nacimiento. El último retoque fue hacer que la cola de su Cavallino apuntará hacia arriba en señal de buena suerte, mientras el de Baracca lo hacía hacia abajo. Así nació la señal más identificativa de la escudería de Maranello, tanto para la competición como para los modelos de calle. El otro, el color. El rojo fue la tonalidad del coche ya que era el color asignado a Italia (tras renunciar EE UU y elegir el azul y blanco) para las carreras de automovilismo. Después, Enzo Ferrari, italiano de pura cepa quiso de nuevo enfatizar la alegoría y decidió mantenerlo. Su escudería llevaría sus coches con la tonalidad rojo corse, del que por cierto existen doce variedades y no una como cree la mayoría, ya que defendía la bandera de las franjas tricolores (verde, blanco y rojo).

Los coches fueron su vida, esa que le golpeó tanto y que dejó definitivamente tocada tras la muerte de su hijo Dino por una enfermedad a los 24 años y que le llevó a esconder su rostro ya para siempre tras unas gafas de cristales oscuros. A finales de los 60, la Scuderia Ferrari entra en crisis y comienza a pasar verdaderos apuros económicos. En 1969 se cierra el acuerdo con Fiat para mantener con vida la creación de Enzo Ferrari.

Ferrari en la actual F1.

El 14 de agosto de 1988 Enzo Ferrari muere debido a un fallo renal. Pese a todos los éxitos, Enzo decía que era un grave error llamarle triunfador: "Durante mi vida lo he perdido todo: a mi mujer Laura, a mi hijo Dino, mi primera fábrica, mi juventud, la pasión por las mujeres y muchas carreras, coches y pilotos”. Su legado en los deportivos de calle y en la F1 sigue muy vigente y formar parte de la historia de Ferrari es algo único, un privilegio que Carlos Sainz ya empieza a paladear siguiendo el camino en el 'Gran Circo' que ya vivieron otros compatriotas como Alfonso de Portago y Fernando Alonso. Y héroes de la F1 como Ascari, Fangio, Hawthorn, Hill, Surtees, Lauda, Scheckter, Schumacher, Raikkonen o Vettel. Casi nada.