FÓRMULA 1

Ferrari no aceptará nuevas rebajas en el techo de gasto

La escudería no amenaza con dejar la F1, "al contrario", advierten que explorarían otras competiciones para que el techo de gasto no afecte al personal de Maranello.

Miembros de Ferrari en el GP de Italia de F1 2019.
Charles Coates

Un malentendido en la transcripción de la entrevista de Mattia Binotto con el diario británico The Guardian propició que algunos medios de comunicación replicasen que Ferrari amenazaba con dejar la Fórmula 1 si seguía recortándose el techo presupuestario de 2021, fijado originalmente en 175 millones de dólares. El ingeniero que está al frente del equipo reconocía que si se sigue reduciendo ese tope, no le gustaría "tener que buscar opciones adicionales que permitan mantener el ADN de competición" de Ferrari. Un portavoz de la escudería tuvo que aclarar horas más tarde que "nunca ha dicho que Ferrari pueda dejar la F1, al contrario".

¿Qué quiere decir entonces Binotto? Que si el presupuesto se reduce más puede tener consecuencias en la plantilla de Maranello y para evitar ajustes dolorosos, quizás deberían estudiar la entrada en otros campeonatos y especialidades, "otras opciones además de la Fórmula 1". Ferrari compite oficialmente sólo en el Gran Circo, aunque tiene presencia como en el Mundial de Resistencia con estructuras semioficiales y también como carreras cliente otras series de GT.

Los jefes de equipo y la FIA discutieron para rebajar el presupuesto hasta los 145 millones de dólares (unos 135 millones de euros), pero para Binotto "ese nivel es ya muy exigente en comparación con el que se fijó el año pasado y no se puede alcanzar sin sacrificios significativos, especialmente en cuanto a recursos humanos. Si se quiere algo aún más bajo, no nos gustaría tener que mirar a opciones adicionales para desarrollar nuestro ADN de competición". Parece claro que Ferrari se planta y no aceptará más reducciones en este techo.

Dos criterios diferentes en el 'pit lane'

En cualquier caso, la situación refleja cierta diferencia de criterio entre las escuderías de la Fórmula 1. Red Bull y Ferrari defienden un techo presupuestario amplio o incluso adaptativo en función de las características del fabricante: ellos diseñan y producen piezas que después utilizan sus clientes (Alpha Tauri, Haas, Alfa Romeo), por eso defienden un techo mayor en comparación con los equipos que no diseñan todo su monoplaza de puertas para dentro. "Hay equipos en países diferentes y cada uno opera en condiciones diferentes, no es tan simple como hacer cambios estructurales de forma lineal", opina Binotto.

Al otro lado de la mesa están McLaren o Renault, que argumentan precisamente lo contrario: el techo presupuestario es la única herramienta que puede equilibrar la parrilla y aplicarlo de forma diferenciada serviría justo para lo contrario. Mercedes no se posiciona exactamente en la misma trinchera que los otros dos grandes porque la matriz alemana debe encarar las consecuencias de la pandemia en otro frente, el de la industria del automóvil.