FÓRMULA 1 |

Raikkonen "en casa" y sin quejas: "Mi finca es tan grande que incluso hago motocross"

El finlandés de Alfa Romeo no protesta en su privilegiado confinamiento, pide a todos "responsabilidad" y dice: "Ser papá es un trabajo a tiempo completo".

Raikkonen "en casa" y sin quejas: "Mi finca es tan grande que incluso hago motocross"
Lars Baron Getty Images

Kimi Raikkonen da siempre la sensación de pasar de todo, de hacer lo que él considera sin seguir lo políticamente correcto o las normas no escritas y habituales de comportamiento. El finlandés de Alfa Romeo tiene una marcada personalidad y quizá por eso no sigue a la mayoría. Fue una de las voces más críticas entre los pliotos en Australia cuando aseguraba públicamente que no debían estar ahí ante la expansión del coronavirus, aún en ciernes, y de hecho fue junto a Vettel el primero en marcharse de Melbourne... antes incluso de la cancelación oficial del gran premio.

Ahora, confinado en su residencia de Porkkala junto a su mujer y sus dos hijos, ha hablado con 'AutoHebdo' sobre la situación por el COVID-19 aunque en Finlandia parece bastante controlado: "Esta pandemia ha sido un despertar brutal para todos, no sólo para el pequeño mundo de la F1. Lo que tiene que pasar, simplemente pasa. Ahora el objetivo es la salud y cuando todo pase ya habrá tiempo para hacerse preguntas y pedir respuestas".

Raikkonen reconoce que no está todo el día pendiente de las noticias y que tiene otras dedicaciones más familiares: "No veo mucho las noticias en televisión y no leo el periódico con demasiada frecuencia. Me mantengo al día con mi móvil, pero no estoy obsesionado. Además, aunque tuviera la necesidad de averiguar más no podría porque los niños me mantienen ocupado. Ser papá es un trabajo a tiempo completo".

Raikkonen, en su casa.

Aún sí, 'Iceman' asegura: "Todo lo que está pasando es bastante aterrador y parece imposible controlar el virus, pero no debe cundir, eso sería lo peor que podríamos hacer. Sólo tenemos que cumplir con lo que nos dicen: quedarnos en casa".

Eso sí, Kimi no se hace ni mucho menos el martir y no se queja de sus circunstancias en el confinamiento: "No tengo problemas para entrenar. He creado un pequeño gimnasio y tenemos suficiente espacio para poder entrenar fuera de la casa. De hecho, la finca es tan grande que incluso puedo hacer motocross".