MOTOGP

Lorenzo volverá a subirse a su moto ideal el 9-F en Sepang

"Sencillamente, no tenemos suficiente material", asegura Massimo Meregalli que confirma que el balear contará con un equipo de Japón cuando pruebe en Europa.

Lorenzo volverá a subirse a su moto ideal el 9-F en Sepang
GIGI SOLDANO / DPPI Media / AFP7 GIGI SOLDANO / DPPI Media / AFP7

"Estaba tranquilo. No es que se exprese mucho, ya le conocéis. Pero se podía ver que estaba feliz. Y nosotros también". Con estas palabras, Massimo Meregalli ha resumido la satisfacción que pudo palpar este martes en el garaje de Yamaha tras presenciar el regreso de Jorge Lorenzo como probador de la fábrica de Iwata cuatro años después de abandonar la prefectura de Shizuoka y poner rumbo a Borgo Panigale.

Una vuelta, donde Lorenzo completó varias tandas cortas de cuatro o cinco vueltas a lomos de la M1 de 2019, rebajando de manera progresiva sus registros cada vez que salía a la pista hasta terminar octavo a un segundo de Pol Espargaró, que no está prevista que vuelva a suceder hasta el último día de test de Sepang (7-8-9 de febrero), ya que los japoneses no tienen el suficiente material al sur de la ciudad de Kuala Lumpur.

"Está previsto que pruebe sólo un día, el último, el 9 de febrero. Sencillamente, no tenemos suficiente material. Hoy Jorge ha rodado con la YZR-M1 de 2019. Un poco porque era correcto para que se diese cuenta de dónde estamos ahora, y también porque la realidad es que no existe aún un equipo de test: cuando Lorenzo pruebe en Europa, contará con un equipo de Japón. Sólo se sumará Silvano Galbusera", ha asegurado Meregalli en 'GPOne'.

Hasta entonces, el tricampeón de MotoGP seguirá de primera mano el trabajo que realicen Maverick Viñales y Valentino Rossi a lomos de una moto que sigue siendo ideal para su estilo de pilotaje"Estaba un poco nervioso por entender varias cosas, entender si la moto había cambiado mucho en tres años, si había perdido algunos fuertes que tenía o si tenía algún dolor en las viejas lesiones. Pero he visto que no. Sinceramente, la espalda no me dolió y las características de la moto siguen siendo iguales; tiene muchos puntos fuertes y algunos débiles que ya hemos analizado para intentar solucionarlos en el futuro. Enseguida he visto que la moto sigue siendo una moto dócil, una moto con un motor muy suave para el piloto, no es muy física. Es una moto que para mis características de pilotaje es ideal, sigue siendo ideal".

Una ardua misión, elevar la velocidad de la montura de los diapasones para romper la hegemonía de Marc Márquez y Honda en el campeonato, ya que como reconoce Takahiro Sumi, líder del proyecto de Yamaha en MotoGP, en 'Motomatters', el propulsor de la temporada pasada tenía un importante déficit en las rectas que era imposible de compensar en las curvas: "Antes de comenzar el desarrollo para 2019, discutimos con ingenieros, equipos y pilotos sobre lo que nos faltaba y en lo que tendríamos que concentrarnos. Aunque la gente dice que las curvas es uno de los puntos fuertes de Yamaha, no pudimos aprovecharlo lo suficiente en 2017 y 2018. Obviamente, no tenemos la misma velocidad máxima que Ducati, por lo que nuestro objetivo era desarrollar una moto que fuese la más fuerte en los 100 metros antes y 100 metros después de las curvas. Nos concentramos en mejorar el motor para ser más competitivos en las curvas. Al comienzo de la temporada, estábamos muy nerviosos hasta que ganamos la carrera de Assen, para ser honesto. Siempre estamos tratando de mejorar la potencia de nuestro motor, pero en 2019 Honda adquirió la misma velocidad máxima que Ducati y KTM también mejoró, lo que significa que nos volvimos más lentos en comparación con ellos e hizo que nuestros pilotos tuvieran que luchar más que nunca. Teníamos que hacer algo, pero como tal y como estipulan las regulaciones técnicas, no podemos mejorar nuestro motor para ganar más potencia durante la temporada. En consecuencia, tratamos de mejorar nuestro chasis y configuración poco a poco, y establecimos el objetivo de ganar aquellas carreras en las que no tendríamos una gran desventaja de velocidad punta. Aunque Valentino dijo que tenía un problema en la fase de aceleración y Maverick en la fase de frenada, cuando mejoramos la configuración de Maverick y la probamos con Valentino, funcionó en ambos casos. Las quejas parecían diferentes, pero la solución para un piloto funcionó bien para el otro, lo que significaba que lo que teníamos que hacer era bastante similar. Como resultado, las motos de ambos pilotos eran casi idénticas y no había grandes diferencias".